A partir del 11 de abril las patatas fritas serán diferentes y más sanas. ¿Por qué?

Ese día entra en vigor la normativa que obliga a reducir en este alimento los niveles de un compuesto carcinógeno llamado acrilamida

Las patatas fritas son realmente deliciosas. Pero tienen dos problemas. Engordan y no son demasiado saludables si se abusa de ellas. Pero, a partir del día 11 de abril, serán un poco más sanas, ya que esa es la fecha en la que entra en vigor el reglamento 2017/2158 de la Comisión Europea en el que se establecen, entre otras directrices, medidas para reducir el contenido de acrilamida de este alimento preparado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La acrilamida es un compuesto orgánico que se genera en muchos procesos industriales, y que ha sido calificado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer cómo probable carcinógeno para la salud humana. Y el problema surge debido a que este compuesto está presente en las patatas fritas, y también en otras frituras como los churros.

Hay que especificar que las patatas no contienen acrilamida, sino que el compuesto se genera al freirlas a temperaturas de 120º o más. Por eso, si se comen cocidas o asadas no hay peligro alguno de ingerir dicha sustancia. La Autoridad Europea para la Seguridad Alimentartia ha estimado en 170 micrógramos diarios, el límite a partir del cual la acrilamida podría tener alguna incidencia en el desarrollo de tumores. Y los análisis realizados a diversas marcas comerciales de patatas fritas revelaron que contenían entre 108 y 2.000 micrógramos.

Por ese motivo, a partir del 11 de este mes, los fabricantes de este producto están obligados a tomar las medidas necesarias para reducir los niveles de este compuesto. Y que nadie se inquiete, porque este cambio no afectará en absoluto a su delicioso sabor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades