Asesinatos gramaticales

El día que explicaron en clase el dequeísmo y el laísmo debió de haber muchas ausencias. Estos son los errores más frecuentes que cometemos al hablar

Alguno de estos errores

“La dijo que llegaría tarde” Jugar con los pronombres puede hacernos cometer estos pecadillos lingüísticos.
Laísmo: Utilizar erróneamente el pronombre “la” como complemento indirecto. No se debe decir: “La dijo a su hermana que viniera”. Lo co­rrecto es: “Le dijo”.
Loísmo: Tampoco se puede emplear “lo” con ese fin, y decir: “Lo dio un regalo” en lugar de: “Le dio un regalo”.
Leísmo: La RAE acepta el uso de “le” como complemento directo masculino cuando se refiere a seres animados. Así, es correcto decir: “A tu padre le vi ayer”. Pero no lo es: “Tu coche le vi ayer”.
“El veintiún por cierto de las personas usan mal esta expresión” Es general, la expresión impropia “veintiún por ciento” o “veintiún personas”, en lugar de “veintiuno” o “veintiuna”. Igualmente, se dice mucho “mal práctica médica”, en lugar de “mala práctica”.
“Quedamos a las 12 del mediodía” No se trata realmente de un error, sino de una redundancia innecesaria. Es más correcto decir: “A las 12 de la mañana”.
“Pienso de que existo” Los hispanohablantes estamos en guerra con la preposición “de”. Y no acabamos de ganarla. Por eso, cada vez oímos más decir: “Pienso de que las cosas van bien”. Hay verbos que deben ir seguidos por “de que”, pero añadir estas palabras cuando no hacen falta es un error llamado dequeísmo. Así, deberíamos decir “pienso que...”, creo que...”, y “estoy seguro de que...”, “les informo de que...” Pero también existe el vicio contrario, la supresión indebida de la preposición “de” cuando sí es necesaria; esto se denomina queísmo.
“A nivel de altos cargos” Poco nivel es lo que demuestra el mal uso del vocablo “nivel”. La frase “a nivel de…” se ha convertido en un latiguillo en el lenguaje oral y en el escrito. Sin reparar en que hay veces en que se utiliza bien, y en otras mal. Es correcto cuando se usa para hablar de cuestiones equiparables, y si expresa altura relativa física o figurada. De lo contrario, no añadirá nada. Es correcto hablar de: “Un problema a nivel nacional”. Sin embargo, es un error usarlo para sustituir “con respecto a”, “en el ámbito de”, “en” o “entre”. Como, por ejemplo: “Fue una decisión discutida a nivel de altos cargos”.
“Contra más me mimas, más te quiero” Lo de los mimos nos parece bien, pero ese “contra” es un error de sintaxis, un vulgarismo habitual en regiones del centro de España. Lo correcto es “cuanto más...”
“Mi doceavo aniversario” Por muy encantado que estés de llevar doce años casado, nunca se te ocurra enviar una tarjeta diciendo que vas a celebrar: “Mi doceavo aniversario”. Los adjetivos partitivos (onceavo, doceavo) solo se refieren a las partes en que se divide un todo, mientras que en este caso habría que emplear los adjetivos ordinales, que se refieren al orden que ocupa algo (undécimo, duodécimo).
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud