¿Por qué hacer el vago?

Todo nos invita a producir sin parar, pero hay una pereza que conviene

Es lo natural. Según los biólogos, los humanos solo nos ponemos en marcha cuando tenemos un motivo.

¿Por qué ir contra los instintos?

Necesidad física. La pereza es una señal para descansar. La mente también nos avisa de cuándo estamos abusando y hace aparecer el aburrimiento.

Garantía de salud. La dosis justa es sinónimo de una personalidad equilibrada. Las actividades de ocio no tienen por qué ser productivas.

Independencia. Según la periodista Alicia Misrahi, la Iglesia introdujo el sentimiento de culpa por la pereza como instrumento para dominar al pueblo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud