¿Por qué es bueno comer helado tras una intervención laríngea?

Para que el frío del helado minimice la infalmación que el área tiene tras la intervención

image
Cuando comer helado se convierte en casi una obligación

La extirpación de amígdalas, por ejemplo, produce en el organismo una respuesta “defensiva” igual que la que se da en un caso de traumatismo: la hinchazón. Al fin y al cabo, una intervención quirúrgica supone una agresión para el cuerpo, porque hay rotura de vasos sanguíneos y una salida masiva de sangre (hematoma) a la zona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Como todos sabemos, una manera rápida y eficaz de minimizar la inflamación es aplicar frío en el área, así que los helados cumplen esa función. Por esa misma razón, y a modo de remedio casero, antiguamente había quien se aplicaba en una contusión un filete recién salido de la nevera.

Enviada por Maripaz Carrasco, Sevilla

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas