La velocidad de las palabras

Nos llegan más rápido los insultos

Investigadores de la Universidad Complutense quisieron saber cuánto tarda en impactarnos una palabra, dependiendo de su intensidad. Para ello, las usaron de varios tipos, jugando con lo familiares que eran y con la carga positiva o negativa que tuvieran. Ocurrió algo de esperar: los vocablos más familiares neutros (ni buenos, ni malos, como “mano”) ganaban la carrera frente a los neutros menos frecuentes –tardamos más en caer en qué significan–. Pero si las palabras eran infrecuentes y negativas, “corremos” un poco más para entenderlas, porque son motivo de alerta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades