Hay tragos... inolvidables

España ocupa el séptimo lugar en consumo mundial de alcohol. Sobre todo, bebemos vino y cava, como manda la tradición.

El deleite de paladear un buen vino lo experimenta el 60% de la población adulta española, que declara beber alcohol habitualmente.

Esta “confesión” en masa nos coloca en la séptima posición del ránking de consumidores en el mundo. La culpa la tienen los romanos, que fueron los primeros en elaborarlo y perfumarlo con hierbas. Después llegaron los árabes, descubridores de los secretos de la destilación, y tras ellos un profesor de la universidad de Montpellier, quien obtuvo múltiples destilados que aplicó en la medicina. No tardaron en encontrar sus virtudes para satisfacer el paladar humano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hoy, cada español bebe una media de 10 litros de alcohol puro al año. De ellos, 5,8 son de vino y cava; 2,8 destilados, como el whisky y la ginebra; y 1,4 litros son de cerveza. Salud.

Las copas en cifras

  • Chicos sanos: el 40 por ciento de los españoles asegura no beber alcohol durante una semana normal.
  • La falta de costumbre de beber alcohol sigue siendo más habitual entre las mujeres (63%) y los jóvenes de 18 a 29 años (42%).
  • Los que sí beben habitualmente suelen tomar dos bebidas alcohólicas a la semana.
  • El 83% de los jóvenes que salen a zonas de copas los fines de semana reconoce consumir alcohol, y el 43% consume bebidas de alta graduación.
  • La cerveza es la menos consumida por los seguidores del botellón: sólo es un 7,8 %.
  • El alcohol es responsable del 40% de las muertes por accidentes de tráfico, el 46% de las muertes por homicidio y el 25% de los suicidios.

    Efectos del alcohol

    • Absorción
      Se absorbe rápidamente en el estómago y pasa a la sangre. Empieza a hacer efecto a los 5 o 10 minutos.
    • Visión
      Deteriora ciertas terminaciones nerviosas; entre ellas, las del nervio óptico, que no transmite la imagen con normalidad; ésta es la razón de que se vea doble.
    • El hígado en acción
      Es el hígado el que elimina el alcohol, y lo hace a una velocidad, no superable, de 6-7 gramos por hora, lo que equivale a media lata de cerveza cada hora.
    • Riñones
      El etanol que contiene el alcohol es un diurético que hace que los riñones no reabsorban líquido. De esa manera, la vejiga se llena con mucha facilidad.
    • Palpitaciones
      El corazón necesita bombear más sangre, para hacer llegar oxígeno al cerebro. Por eso aparecen las palpitaciones y aumenta el riesgo de accidente cardiovascular.
    • Bajada de azúcar
      Puede reducir la cantidad de azúcar –una de las principales fuentes de energía del cerebro– en la sangre. Beber mucho sin haber comido nada en bastante tiempo agota los hidratos de carbono en el hígado.
    • Vómitos
      En su viaje del esófago al estómago, el alcohol produce una molestísima acidez que puede terminar en vómitos o reflujo gastroesofágico.
    • Fracaso sexual
      Aunque parece que una copita estimula el deseo, lo cierto es que su abuso impide el correcto riego sanguíneo hasta el pene, y la consecuencia es el temible gatillazo.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo

      El día después

      • Malestar general
        Tras una noche de copas, el cuerpo tiene que lograr recuperar el equilibrio químico, y esto lleva al menos 24 horas.
      • Temblores
        El alcohol estimula la producción de insulina y hace que se reduzcan los niveles de glucosa en sangre. Estos bajos niveles son responsables de que se produzcan temblores.
      • Dolor de cabeza
        La deshidratación en el cerebro afecta a sus neurotransmisores, lo que, unido a una dilatación de los vasos sanguíneos, produce jaquecas y cefaleas.
      • Sin apetito
        A las 24 horas provoca la llamada esteatosis, o depósito de grasas. Como el hígado quiere metabolizar rápido el alcohol, se olvida de eliminar los lípidos (grasas y triglicéridos) en sangre, y esto provoca sensación de saciedad.

        A largo plazo

        • Cirrosis
          El consumo abusivo durante largos períodos afecta sobre todo al hígado, y puede provocar cirrosis.
        • En el páncreas
          Genera acumulación de grasa en las células,lo que puede inflamar el páncreas y producir dolor. Aunque éste remita, la lesión puede ser irreversible.
        • Anemia
          Para metabolizar el etanol se consumen vitaminas, y esto produce hipovitaminosis. Descienden los valores de ácido fólico y de hierro, y llega a producir anemia.
        • Cáncer
          Por cada 20 gramos de alcohol consumidos diariamente se incrementa el riesgo de cáncer en la cavidad oral un 19%, de faringe un 24%, y de laringe un 30%.
        • Osteoporosis
          En la mujer provoca menopausia precoz y aumenta el riesgo de osteoporosis.

          Falsos tópicos
          El alcohol es un estimulante y tiene un importante efecto energético. NO

          Es peligroso para el corazón y puede llegar a dañar la musculatura cardíaca.

          El alcohol alimenta, no sólo engorda. Abre el apetito y aumenta el deseo sexual. NO

          El alcohol se elimina antes con duchas de agua fría, tomando café, haciendo ejercicio o vomitando. NO

          Publicidad - Sigue leyendo debajo
          Más de Salud