"El rotavirus es un hábil estratega contra la salud humana"

Tiene aspecto de gominola del S.XXI, pero en realidad es un estratega implacable, responsable de una de las enfermedades con más víctimas mortales infantiles en el mundo.

image
Imagen del rotavirus. Produce 600.000 muertes de niños al año en el mundo

Mueren 600.000 niños al año a manos de esta bola de colores microscópica, con un potencial de reproducción ingente, que utiliza las células del intestino humano a modo de incubadora. Viajé a París, de la mano de L’ Oréal, para conocer a una mujer que investiga al rotavirus desde hace 30 años. Convive con él desde entonces. Ella tomó y coloreó esta imagen obtenida con los más avanzados microscópicos electrónicos. En ese tiempo, Susana López ha desentrañado alguno de los enigmas del funcionamiento de esta máquina de matar. Y por esa razón ha sido una de las galardonadas en los premios L’ORÉAL-UNESCO “La mujer en la Ciencia” 2012.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por ejemplo, Susana ha descubierto cómo el rotavirus se desprende de una de sus capas, una auténtica coraza, para introducirse en las células del epitelio intestinal y allí hacer su nido. Es experta en Genética del Desarrollo y Fisiología Molecular, Departamento del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México, en Cuernavaca. En mi conversación con ella, aprendí a admirar a los virus, me contagió de su fascinación por estos extravagantes seres cuya persistencia en el planeta esta a años luz de la de la especie humana. El suyo, el que investiga y conoce, es uno de los más dañinos. El rotavirus causa diarrea (a veces severa) principalmente en bebés y niños pequeños. Casi todos se infectan antes de cumplir los 5 años. El número de contagios es similar en cualquier país del mundo, la mortalidad, sin embargo, azota principalmente a países subdesarrollados.

A Susana López, cuando era niña, le gustaban la moscas, las hormigas y las lagartijas. Así que a los siete ya había decidido ser científica. La entrevisté a pocas horas de recibir su premio en la sede de la UNESCO, en una gala con glamour y emoción, digna del excelente trabajo que realizan las cinco mujeres premias por L’ORÉAL-UNESCO.

Llegué a París con muchísima curiosidad en la maleta. Algo que suele acompañar las mochilas de la gente que hacemos Quo. Curiosidad por recorrer el puente de los candados (la pasarela de las Artes) en el que los enamorados cuelgan su candado y echan la llave al Sena, como en el libro de Moccia. También tenía curiosidad por la gemela española de la Mona Lisa, que acababa de ser relegada al sótano del Louvre y, por supuesto, enorme curiosidad por el rotavirus que Susana López desentraña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo


Pregunta: ¿Cómo es posible llevar tanto tiempo investigando un virus y aún no conocerlo del todo?
Susana: El rotavirus se descubrió en 1976 y yo lo investigo desde 1979. Llevamos vidas paralelas. Cambiando metodologías cada vez puedes conocerlo más. Cambiamos de lentes, de tecnología... Pero es verdad que a veces llevamos tanto tiempo con alguien, y no lo conocemos del todo.

Pregunta: ¿Cómo se conservan? ¿De dónde los sacan para investigar con ellos?
Susana: El virus fuera de las células no se replica. Los tenemos a -70º y si queremos que crezcan los ponemos en cultivos celulares. En el laboratorio trabajamos con virus modelo, aislados de simios o bobinos. Los virus humanos no crecen bien en cultivos.

Pregunta: ¿El contagio del rotavirus no tiene que ver con la higiene?
Susana: Muchas de las enfermedades bacterianas son higiénicas: agua contaminada, etc. Sin embargo, con el rotavirus, aunque mejore muchísimo la higiene, es tan virulento que con solo una partícula viral que quede te puedes enfermar. A pesar de la higiene sigue habiendo la misma incidencia de infección en países higiénicos o no. La mortalidad sí es enormemente diferente.

Pregunta: ¿Cómo actúa?
Susana: Infecta las células del intestino delgado y, durante 16 horas, aprovecha todo de ellas y las mata. Entra uno en una célula y salen mil. Esos mil se van a otras células, y esos a otras... No se queda ahí. La célula humana es como una incubadora para el rotavirus, se alimenta de ella. No se va al núcleo, se queda en el citoplasma y ahí se replica. Todas las células del intestino tienen una capita arriba, esa es a la que afecta el virus. Las mata y eso provoca la diarrea. Esas células son importantísimas, porque son las encargadas de la absorción de nutrientes y demás de los alimentos. Sin ellas, no absorbes nada y todo sale. El retrovirus destruye todo el epitelio durante cinco días. En ese tiempo se escreta una cantidad de virus tremenda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pregunta: ¿Cuántos?
Susana: 100 millones de virus por gramo de heces. Una auténtica invasión. Y el gran problema es que enseguida el niño se deshidrata.

Pregunta: ¿Cómo invaden la célula?
Susana: Es algo aún no del todo descubierto. Sí sabemos que lo hace en varios pasos. Cuando llega al intestino (llega por la boca), se une a una molécula receptora de las células del epitelio. Entonces engaña a la célula para penetrar en ella, se desprende de su cubierta protectora y comienza a multiplicarse rápidamente dentro de la célula. Hemos descubierto tres receptores independientes en las células que recubren el intestino delgado. Si consiguiéramos bloquear estos receptores, impediríamos que el rotavirus tuviera donde agarrarse.

Pregunta: En tu laboratorio buscas la estrategia que utiliza el virus para evitar el contagio. ¿Cómo?
Susana: Las bacteria se reproducen fuera de nuestras células, por eso los antibióticos pueden matarlas sin dañar células buenas. Pero el virus entra en la célula. Para acabar con la replicación de un virus tienes que buscar algo que entre en nuestras células, pero que no les haga daño, porque si no lo matas todo. Hay algún antiviral, como los inhibidores de la polimerasa en el SIDA. La polimerasa viral es la que replica el genoma del virus, y no la tienen nuestras propias células. Usar un inhibidor de esa polimerasa inutiliza al virus (impide su reproducción) pero no daña a la célula humana. Los virus usan y dañan tanto de la células, que es muy difícil conseguir eliminarlos sin que hayan producido una catástrofe. Mi investigación es básica. Yo lo que busco es cuál es el receptor del virus, dónde se pega a las células... y luego habrá que encontrar una molécula escudo, que lo evite. También trato de averiguar qué utiliza el virus para replicarse dentro de la célula.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pregunta: ¿Cómo se cura la enfermedad de modo natural?
Susana: Se cura porque se acaban todas las células del intestino y el rotavirus ya no tiene qué invadir... y solo hace falta tiempo para que esas células vuelvan a regenerarse. Las vellosidades del intestino son como unos deditos y las células que se mueren son las que están en la punta. En la raíz están las células precursoras que van madurando y vuelven a recubrir la vellosidad, pero lleva un tiempo importante de recuperación. En ese tiempo, el niño puede morirse.

Pregunta: ¿El rotavirus solo se reproducen en el intestino humano?
Susana: Sí. Hay algunas excepciones. Se ha encontrado un poco de virus en sangre, en hígado... Pero el blanco principal son las células intestinales. Y no es solo humano. Hay rotavirus de vacas, de cerdos... Hay un rotavirus especial para cada especie animal. Es un problema veterinario enorme. Hay que controlarlo mucho en terneros y pollos, porque si se infectan ya no crecen bien.

Pregunta: Hay virus de mamíferos, de vertebrados, y he oído decir que hay ¿virus de virus...?
Susana: Sí, es lo fantástico biológicamente hablando... Hay virus enormes en amebas y parásitos que son tan grandes que se pueden ver al microscopio convencional (nomalmente solo se pueden ver en microscopios electrónicos). Y han encontrado que, alrededor de ellos, hay virus más chiquitos. La pregunta todavía es si viven a expensas del virus grande, o si son virus satélite que parasitan a otro virus. Todavía no es claro si es virus de virus o si son como una rémora, como los pececillos que acompañan a un tiburón.

Pregunta: ¿Tan diferentes son los distintos virus?
Susana: Sí, hay un mundo de diferencias en su genoma. El de la gripe Aviar son segmentos de RNA de una sola cadena. El del Rotavirus son segmentos de dos cadena. Cada genoma viral tiene estrategias diferentes. Por eso son muy interesantes biológicamente: no es que cada virus haga lo mismo y podamos atacarlos a todos igual. Cada virus tiene sus trucos para engañar a las células.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud