La orinoterapia y otras pseudoterapias extravagantes que no te recomendará tu doctor

Los Ministerios de Sanidad y Ciencia lanzan una campaña a favor de la evidencia científica en la cura de enfermedades

Boys urinating
Image SourceGetty Images

¿Un chupito de orina? La invitación no es nada tentadora, pero sonará aún más delirante si la bebida de nuestra propia orina forma parte de una terapia que promete curarnos cualquiera que sea la enfermedad. Esta técnica milenaria nació en la India hace ya 5.000 años cuando la gente empezó a tomarla para depurar el organismo. También los aztecas limpiaban con su propio pis las heridas externas para prevenir infecciones. Y a los romanos les sirvió de blanqueador dental.

Todavía hay quien cree en ella

Hoy es noticia porque los Ministerios de Sanidad y Ciencia acaban de incluirla en una lista de pseudociencias, es decir de terapias que no curan nada. De las 139 técnicas analizadas, 73 no tienen ningún ensayo clínico aleatorizado, revisiones sistemáticas o meta-análisis sobre su eficacia o seguridad. En aquellos productos o técnicas en los que se tenga constancia que suponen un peligro directo para la salud se acudirá a la Fiscalía como ya ha hecho este ministerio en el caso del clorito de sodio (MMS), que se vende como remedio para el autismo.

La orinoterapia es una estafa más, pero todavía hay quien le atribuye una lista larga de virtudes, como que potencia el rendimiento sexual, reduce el peso, depura el hígado, mejora la piel y actúa contra la alopecia, las alergias, infecciones y cansancio. Hay quien la utiliza con fines cosméticos y se embadurna con ella la piel para conseguir estar más joven y hermoso. ¿Quién no recuerda a Paco Rabal en su papel de Azarías, en ‘Los santos inocentes’, orinando en sus manos porque se le agrietaban? Tampoco faltan quienes quieren hacer creer que podría curar el cáncer.

La orina contiene los productos de desecho del organismo, pero sus defensores argumentan que su paso por los riñones le sirve para adquirir unos códigos de regeneración que serán de utilidad en caso de enfermedad. Algunos van más allá y achacan el origen de la enfermedad a un desequilibrio entre el cuerpo y la mente desde el nacimiento, momento en que dejamos de ingerir la mezcla de orina y líquido amniótico.

Su consumo por vía intravenosa acabó, en 2009, con la vida de la veterinaria boliviana Gabriela Ascarrunz después de que una amiga le realizase una transfusión. Una investigación del biólogo extremeño José Ramón Vallejo recopiló 204 usos de la orina como medicina en España. Recoge tradiciones como la de la isla de Ons (Pontevedra), donde la mujer bebía la orina de un hombre virgen para facilitar el parto.

Además de inútiles, el informe de Sanidad y Ciencia recuerda que estas técnicas pueden llegar a ser muy peligrosas y más aún cuando el paciente abandona la medicina para practicar pseudoterapia.

Junto a la orinoterapia, en España se siguen practicando, de forma muy minoritaria, técnicas que llaman la atención por su excentricidad.

Turmeric Powder on a wooden spoon
Catherine Falls CommercialGetty Images

La medicina de los mapuches

Entiende la enfermedad como una acción de las fuerzas maléficas. Los remedios de sanación de este pueblo indígena, que habita en el sur de Chile, se mantienen vigentes y se comercializan a través de internet o en farmacias mapuches en este país. En la base de esta medicina está la idea de un ser supremo que se comunica con el pueblo mapuche a través de sueño que implanta en los machis o sanadores. Si éstos entienden que la enfermedad tiene una causa sobrenatural organizará un ritual que le ayuda a entrar en trance para que la divinidad determine el modo de curar.

Close-Up Of Woman Looking Away
Maha Abassy / EyeEmGetty Images

La técnica fosfénica

El fosfenismo se usa para aumentar la capacidad cerebral a partir de reacciones fisiológicas. Quienes la practican trabajan sobre los fosfenos, esos destellos o patrones luminosos que se obtienen después de frotar los párpados con presión. Observándolos, obtienen información suficiente para restablecer el equilibrio entre los dos hemisferios y ampliar las capacidades cerebrales. Prometen potenciar la memoria, la atención, la inteligencia y la creatividad, pretendiendo hacer de este método una herramienta pedagógica.

Su impulsor fue el doctor Francis Lefebure, que dijo haber descubierto que la mezcla de un pensamiento con el fosfeno transforma la energía luminosa en energía mental. Sus defensores aconsejan también la técnica fosfénica para tratar la depresión y los estados melancólicos.

fallen angel in the forest
stock_colorsGetty Images

Los ángeles de Atlantis

Quienes aprenden a comunicarse con ellos, con sus señales y su lenguaje, acceden a un encuentro íntimo con diferentes tipos de ángeles y, en especial, con su propio ángel de la guarda. En la actualidad hay un montón de ofertas de cursos que enseñan a trabajar con sellos de los ángeles para activar su ayuda, sus rituales de sanación o las tareas que cada uno le asigne para su vida cotidiana.

La abrazoterapia puede esperar

Para saber más y como parte de esta sensibilización ciudadana e información favor de la evidencia científica, los Ministerios de Sanidad y Ciencia han lanzado la campaña #coNprueba, con mensajes como “Para curarte necesitas algo más que agua con azúcar”. Su página web aloja todos los contenidos relacionados con las pseudociencias. El listado es sólo un primer filtro que, de momento y a la espera de mayor revisión, ha dejado aparcadas la homeopatía, el reiki, el pilates, el yoga, la abrazoterapia o la medicina natural China, entre otras técnicas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias