Felicidad y longevidad

Están estrechamente vinculados

Según un reciente estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, las personas felices no solo disfrutan más de la vida, sino que además tienen un 35% menos de posibilidades de morir en los próximos cinco años si su estado anímico es positivo.

Habitualmente, para medir la felicidad de una persona, la única vía era preguntarle al respecto a la persona, lo que podría ofrecer unos resultados más o menos verídicos teniendo en cuenta el factor de 'espiral del silencio'. Por ello, durante las últimas décadas, algunos investigadores se han dado cuenta de que las medidas no eran fiables, ya que las personas tienden a contar sus mejores experiencias y compararlas con las de otros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El "Estudio longitudional de Envejecimiento Inglés" ha tratado de ser más objetivo en los resultados y también más específico. Por ello, han estado evaluando a más de 11.000 personas mayores de 50 años desde el año 2002 hasta ahora.

De las 924 personas que transmitieron menores sentimientos positivos, un 7.3% falleció a los 5 años, en cambio, en aquellas personas más positivas y que mostraban sentimientos más constantes de felicidad, la tasa se redujo a la mitad: un 3,6 % de 1.399 personas. Por supuesto, era probable que las pesonas que murieron antes no fueran tan positivas porque pudieran estar enfermas o por cualquier otro factor que afecta a la mortalidad y el estado de ánimo, por lo que los investigadores ajustaron los parámetros por edad, sexo, factores demográficos y conductas de salud tales como el tabaquismo y actividad física. A pesar de dichos ajustes, el riesgo de morir en los próximos 5 años era un 35% menor para las personas más felices.

Esta investigación es de las primeras que muestran que el buen humor está íntimamente relacionado con una vida más longeva, de ahí la importancia de "asegurarse que las personas mayores gocen del dinero suficiente, atención médica y apoyo social", afirma Andrew Steptoe de la Universidad de Londres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias