¿Quieres evitar la depresión? Sigue una dieta mediterránea

Según un nuevo estudio, quienes se alimentan de esta manera tienen un 33% menos de riesgo de desarrollarla

Dieta mediterránea - Felicidad
Getty ImagesWestend61

Que las dietas afectan a nuestro estado de ánimo es toda una realidad y todo tiene que ver con el tipo de alimentos que nos llevamos a la boca. El problema es que tenemos acostumbrado a nuestro cerebro a una serie de “drogas” que cuando faltan dentro de nuestra dieta diaria nos lo hace notar con cambios de humor, cansancio, irritación… Pero, todo es acostumbrarle a los nuevos hábitos alimenticios y demostrarle que una vida diferente es posible. Ahora, según un estudio realizado por la investigadora Camille Lassale, de la Universidad de California, ha encontrado un vínculo estrecho entre una dieta basada en verduras y una mejora del ánimo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para ello, han tenido en cuenta más de 40 estudios relacionados con la alimentación y el estado de ánimo, y 4 de ellos se centraban en demostrar cómo una dieta mediterránea podría o no ayudar a mejorar el estado depresivo en más de 36.500 adultos durante un período de tiempo. Lassale ha descubierto que quienes basaban su alimentación diaria en este tipo de dieta habían reducido un 33% el riesgo de desarrollar una depresión en comparación con quienes no la seguían.

Pero, ¿qué supone seguir esta dieta y cómo lo nota mi cerebro?

Debemos evitar los alimentos procesados y altos en grasas saturadas y azúcares (que tienden a ser inflamatorios) y favorecer los alimentos ricos en Omega-3, fibra, vitaminas, magnesio y polifenoles. Tampoco es una receta mágica, pero según el estudio mejorará nuestro estado de ánimo.

Si nuestro cerebro sufre, nosotros también, por ello es bueno darle de comer nutrientes que no le pongan “muy tenso”. Es bueno agregar a nuestra dieta alimentos antiinflamatorios y antioxidantes que podemos encontrar en frutas, hortalizas, nueces y vino (siempre con moderación, según la autora). Todos estos alimentos pueden llevar a proteger tu cerebro de estrés oxidativo y de sufrir inflamación. En caso de no hacerlo, podríamos estar favoreciendo la aparición a largo plazo de problemas neurodegenerativos, los cuales se manifiestan primero con un estado anímico depresivo.

Fuente: The Conversation

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud