¿Hacer crujir tus nudillos aumenta el riesgo de padecer artritis?

Los expertos señalan que no, pero hay otros motivos por los que lo desaconsejan

Mujer chascando los nudillos de sus manos
Getty ImagesPhotoAlto/Frederic Cirou

No puedes evitarlo... Te encanta hacer crujir tus nudillos de vez en cuando. Y puede que con ello ‘pongas de los nervios’ a quienes tengas alrededor, pero no tiene nada que ver con el hecho de sufrir artritis (algo que, seguro, has oído en más de una ocasión).

Esa es la conclusión de varios estudios recientes que compararon las tasas habituales de artritis en las manos de las personas que suelen hacer crujir sus nudillos a menudo con las de aquellos que no lo hacen nunca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué es lo que ocurre cuando chascamos nuestros dedos?

Se cree que el "estallido" de un nudillo está causado por burbujas que explotan en el líquido sinovial, el encargado de lubricar nuestras articulaciones. Las burbujas estallan al separarse los huesos, ya sea estirando los dedos o doblándolos hacia atrás. En ambos casos, estamos creando una presión negativa. Tal y como señala un artículo (publicado en Scientific Reports) un equipo de investigación (formado por expertos de la Escuela Politécnica de París y de la Universidad de Stanford) ha concluido que el chasquido es producido por el colapso parcial de burbujas microscópicas presentes en las cápsulas articulares de los nudillos.

“Puede haber muchas burbujas implicadas, pero hemos mostrado que el colapso de una sola es suficiente para conseguir el tipo de sonido del crujido”, aclara Abdul Barakat, coautor del estudio e investigador en la Escuela Politécnica de París.

Otra investigación al respecto compara la repentina energía vibratoria producida mientras hacemos crujir los nudillos con "las fuerzas responsables de la destrucción de las palas hidráulicas y las hélices de los barcos”.

Los expertos aseguran que estas pequeñas explosiones que se producen al chascar nuestros dedos no provocan desgaste en la zona, por lo que no se puede relacionar con la artritis.

Pero, aunque no guarde relación directa con la artritis, existen otros motivos por los que se desaconseja este hábito: al 'crujir' la articulación, forzamos ligeramente tendones y ligamentos. lo que puede llevar a una reducción de la fuerza de agarre a medio o largo plazo. Son varios los artículos en informes publicados acerca de lesiones sufridas mientras la gente trataba de chascar los nudillos…

Así que, si crees que se ha convertido en un vicio, quizás no estaría de más reflexionar sobre ello…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades