Estas son algunas de las principales teorías sobre por qué el cerebro humano se ha vuelto más pequeño desde la Edad de Piedra

Si nuestro cerebro sigue disminuyendo a ese ritmo durante los próximos 20.000 años, comenzará a acercarse al tamaño del encontrado en el Homo erectus, un pariente que vivió hace medio millón de años y tenía un volumen cerebral de solo 1,100 cc

A lo largo de la mayor parte de nuestra historia biológica, el cerebro humano se ha ido ampliando, y de manera paralela, nuestra inteligencia era cada vez mayor. Sin embargo, como recuerda un artículo publicado en la revista Discover, la tendencia sería ahora la contraria.

Según John Hawks, antropólogo de la Universidad de Wisconsin (EE.UU.), durante los últimos 20.000 años, el volumen medio del cerebro humano masculino ha disminuido desde 1.500 centímetros cúbicos (cc) a 1.350, una pérdida similar al tamaño de una pelota de tenis. Por su parte, el cerebro femenino se ha reducido en aproximadamente la misma proporción. Además, Hawks señala que esa reducción parece todavía estar sucediendo en una escala evolutiva.

Si nuestro cerebro sigue disminuyendo a ese ritmo durante los próximos 20.000 años, se acercará al tamaño del cerebro que tenía el Homo erectus, uno de nuestros “familiares” que vivió hace medio millón de años y que tenía un volumen cerebral de sólo 1.100 cc.

A la hora de explicar esta tendencia, los científicos proponen dos principales hipótesis. Algunos piensan que el cerebro está reorganizando su estructura y desarrollo para seguir siendo igual pero de forma más eficiente: es un órgano que utiliza un 20% de nuestra ingesta calórica.

No obstante, no todo el mundo piensa igual y algunos paleoneurólogos creen que el cerebro está evolucionando para ser más tonto. Mike Judge (el creador de Beavis and Butthead) desde luego se posiciona del lado de este punto de vista, como lo dejó claro en 2006 con “Idiocracia”. En esta comedia, una persona de inteligencia normal de la actualidad despierta tras un proceso de hibernación 500 años después y se encuentra con una humanidad que ha evolucionado hacia la estupidez, convirtiéndose en el más listo del planeta.

Las drogas y el estrés lo hacen más pequeño

Un estudio -llevado a cabo por científicos de las universidades de Oxford y Oslo- segura que el uso de drogas o alcohol reducen el cerebro más de lo que ocurre de un modo natural con el envejecimiento. Pero hay otras razones que merman la máquina de pensar y tiene que ver con hábitos cotidianos. Por ejemplo, el insomnio. Dormir poco y mal durante un tiempo prolongado termina generando atrofias en áreas que tienen que ver con la memoria y la planificación. El estrés tiene un efecto similar, reduce el número de conexiones cerebrales y termina por tener efectos en el órgano central de nuestra mente.

Redacción QUO