¿Sacia mejor la sed el agua templada que la fría?

Sí, porque va directa a la piel para refrigerarse de forma que la perdemos

image
“Mamá, ¿no había una manguera más cursi en el supermercado?”

Pues sí, aunque no lo parezca. Cuando hace calor perdemos líquido: el sudor. La superficie de la piel necesita refrigerarse continuamente, lo que incrementa el aporte sanguíneo y la transpiración –parecido a cómo se refrigera un motor–.

Este incremento del flujo a la piel provoca un importante intercambio térmico que sube mucho nuestra temperatura. En ese punto, la entrada de agua extremadamente fría da lugar a su absorción prácticamente instantánea en el tubo digestivo y a su traslado inmediato a la superficie de la piel, para la refrigeración. Es decir, apenas da tiempo a que se recupere el líquido perdido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pedro J. Cañones
Secretario General de la Sociedad Española de Medicina General

Enviada por Joaquín, correo electrónico

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas