La erupción del monte Nyiragongo, uno de los volcanes activos más peligrosos del mundo, pone de relieve el peligro de los explosivos estratovolcanes, el mismo tipo que el Etna y el Vesubio, y los que más vidas se han cobrado

El pasado sábado el Monte Nyiragongo, en la República Demorática del Congo, empezó a arrojar humo y lava al aire, dejando un desierto de escombros. En estos momoentos, la tierra sigue temblando y se teme que se produzcan réplicas. La erupción provocó el pánico en la cercana megalópolis de Goma, lo que hizo que varios miles de personas huyeran a través de la frontera con Ruanda.

El Nyiragongo es uno de los volcanes más activos del mundo y la pregunta es si está suficientemente vigilado. Según una información de BBC News, el Banco Mundial recortó recientemente la financiación al observatorio del volcán por acusaciones de corrupción. Pero los estratovolcanes, como el Nyiragongo, no se pueden perder de vista, a ningún precio, y tenemos antecedentes terribles al respecto.

El peligro de los estratovolcanes

Un estratovolcán es un volcán alto y cónico compuesto por una capa de lava endurecida, tefra (un conglomerado de fragmentos de roca) y ceniza volcánica. Estos volcanes se caracterizan por su perfil escarpado y por sus erupciones periódicas y explosivas. La lava que fluye de ellos es muy viscosa y se enfría y endurece rápidamente, lo que hace que no puedan extenderse mucho y al contrario, crezcan en altura con cada erupción.

Dos ejemplos famosos de estratovolcanes son el Krakatoa, en Indonesia, conocido por su catastrófica erupción en 1883, y el Vesubio, en Italia, cuya catastrófica erupción en el año 79 sepultó las ciudades romanas de Pompeya y Herculano. Ambas erupciones, separadas por casi dos milenios, se cobraron miles de vidas.

En tiempos modernos se han producido otras dos grandes erupciones de estratovolcanes: el monte Santa Helena, en el estado de Washington, en EE UU, en 1980, y el monte Pinatubo, en Filipinas, en 1991, han entrado en erupción de forma catastrófica, pero con menos muertes.

A principios de la semana se produjeron varios temblores de tierra en las cercanías del Nyiragongo, entre ellos un temblor de magnitud 4,6, según los tuits de la Junta de Minas, Petróleo y Gas de Ruanda, que vigila sísmicamente la región. Poco más tarde otro seismo de magnitud 5,3, intensidad VII justo al borde del agua, aterrorizaba a los habitantes. Los nuevos temblores de tierra podrían desencadenar nuevos flujos de lava y mayor destrucción.

Volcán Nyiragongo

Lago de lava en el interior del cráter del Volcán Nyiragongo. Foto: Nina R

La erupción más mortífera del volcán Nyiragongo tuvo lugar en 1977, cuando murieron más de 600 personas. El volcán entró en erupción por última vez en 2002, cuando la lava invadió la cercana ciudad de Goma, capital de la provincia de Kivu del Norte y hogar de unos dos millones de personas. En esta ocasión hubo 250 muertos y más de 100.000 personas se quedaron sin hogar.

Nyiragongo se levanta en la región fronteriza entre el Congo, Ruanda y Uganda, en el Parque Nacional de Virunga, a 20 kilómetros al norte de la ciudad de Goma. El estratovolcán tiene 3.470 metros de altura, y en su cima hay un cráter lleno de lava, que tiene unos dos kilómetros de ancho.