2.500 millones de Tyrannosaurus rex han poblado la Tierra. Cada generación duró aproximadamente 19 años y la densidad de población promedio fue de un dinosaurio por cada 100 kilómetros cuadrados.

Foto superior: Julius Csotonyi, cortesía de Science magazine.

Miles de millones de Tyrannosaurus rex poblaron la tierra durante el Cretácico. Esa es la conclusión de un estudio realizado por el paleontólogo Charles Marshall de la universidad de Berkeley.

Un molde de un esqueleto de T.rex en exhibición fuera del Museo de Paleontología de la UC en el Edificio de Ciencias de la Vida del Valle. El original, un esqueleto casi completo excavado en 1990 en las tierras baldías del este de Montana, se exhibe en la Institución Smithsonian en Washington, DC. (Foto de UC Berkeley por Keegan Houser)

Marshall se apresura a señalar que las incertidumbres en las estimaciones son grandes. Si bien la población de T.rexes probablemente fue de 20.000 adultos en un momento dado, el rango de confianza del 95%, es de 1,300 a 328,000 individuos. Por lo tanto, el número total de individuos que existieron durante la vida de la especie podría haber sido de 140 millones a 42 mil millones.

El estudio, publicado en Science, se basa en datos publicados por John Damuth de UC Santa Barbara que relacionan la masa corporal con la densidad de población de animales vivos, una relación conocida como Ley de Damuth. Si bien la relación es fuerte, las diferencias ecológicas resultan en grandes variaciones en las densidades de población de animales con la misma fisiología y nicho ecológico.

Por ejemplo, los jaguares y las hienas tienen aproximadamente el mismo tamaño, pero las hienas se encuentran en su hábitat en una densidad 50 veces mayor que la densidad de los jaguares en su hábitat.

 T.rex como un depredador con requerimientos de energía a medio camino entre los de un león y un dragón de Komodo, el lagarto más grande de la Tierra.

Una parte fundamental del análisis fue estimar el nicho ecológico de T. rex utilizando una gráfica, llamada Ley de Damuth, de masa corporal versus densidad de población de mamíferos vivos. 
(Gráfico cortesía de John Damuth, UC Santa Barbara)

Como parte de los cálculos, Marshall eligió tratar al T.rex como un depredador con requerimientos de energía a medio camino entre los de un león y un dragón de Komodo, el lagarto más grande de la Tierra.

Tuvieron en cuenta que la edad probable de madurez sexual de un T. rex era de 15,5 años; su vida  máxima fue probablemente de veintitantos años; y su masa corporal promedio en la edad adulta, la denominada masa corporal ecológica, fue de aproximadamente 5200 kilogramos, o 5,2 toneladas.

También utilizaron datos sobre la rapidez con la que crecían los T.rexes a lo largo de su vida: tenían un crecimiento acelerado en torno a la madurez sexual y podían llegar a pesar unos 7.000 kilogramos o 7 toneladas.

A partir de estas estimaciones, también calcularon que cada generación duró aproximadamente 19 años y que la densidad de población promedio fue de aproximadamente un dinosaurio por cada 100 kilómetros cuadrados.

Luego, estimando que el rango geográfico total de T.rex era de aproximadamente 2,3 millones de kilómetros cuadrados, y que la especie sobrevivió durante aproximadamente 2 1/2 millones de años, calcularon un tamaño de población permanente de 20.000.

Durante un total de alrededor de 127,000 generaciones que vivió la especie, eso se traduce en alrededor de 2,5 mil millones de individuos en total.

Con una cantidad tan grande de dinosaurios post-juveniles a lo largo de la historia de la especie, sin mencionar los juveniles que presumiblemente eran más numerosos, ¿a dónde fueron todos esos huesos? ¿Qué proporción de estos individuos han sido descubiertos por paleontólogos?

Hasta la fecha, se han encontrado menos de 100 individuos de T.rex , muchos representados por un solo hueso fosilizado.

De todos los adultos post-juveniles que alguna vez vivieron, esto significa que tenemos alrededor de uno de cada 80 millones de ellos.

Te puede interesar:

El meteorito que mató a los dinosaurios fue el origen de la selva amazónica