Encuentran un tiburón de 1,80 metros de largo que produce luz. Habita las profundidades de las aguas de Nueva Zelanda y está considerado por el momento el «vertebrado luminoso más grande del mundo «

Es conocido como tiburón carocho (Dalatias licha), y su luminiscencia azul acaba de ser demostrada, junto a la de  otras dos especies (Etmopterus lucifer y Etmopterus granulosus) que habitan las profundidades de las aguas neozelandesas.

Brillan en la oscuridad

El estudio de estas tres especies de tiburones luminiscentes se ha publicado Fronteras de las Ciencias Marinas. Los tiburones, según el estudio, producen una luz azul- verdosa que brilla y se oscurece lentamente.

57 de las 540 especies conocidas de tiburones pueden producir una luz bioluminiscente, la mayoría de ellas de tamaño pequeño que habitan la llamada «zona crepuscular» del mar, a más de 200 metros de profundidad.

La bioluminiscencia no es una rareza en las profundidades del mar. Ser luminoso en el abismo juega un papel importante en el ecosistema más grande de nuestro planeta.

Si bien la mayoría de los Squaliformes nunca alcanzan más de 60 cm en la edad adulta, el tiburón cometa (también llamado tiburón foca o tiburón negro), Dalatias licha , puede crecer hasta 180 cm. Tiene una distribución mundial a profundidades que oscilan entre 50 y 1800 m, pero generalmente se encuentra en profundidades inferiores a 300 m.

Las tres especies de tiburones estudiadas habitan la zona mesopelágica, por lo que enfrentan un ambiente sin lugar donde esconderse, de ahí la necesidad de camuflaje o contrailuminación resplandeciente.

La zona mesopelágica, a menudo llamada zona crepuscular, varía de 200 a 1000 m de profundidad (profundidad máxima de penetración de la luz solar) y es el reino de la  luminiscencia.

A 200 m, la luz solar residual se considera demasiado débil para iniciar la fotosíntesis, pero los organismos que viven allí están bien adaptados para ver en condiciones de poca luz. Los cefalópodos mesopelágicos, los tiburones y los peces óseos tienen ojos grandes con estructuras especializadas como un iris grande, que les permite percibir niveles de luz muy bajos hasta 800 m de profundidad.

Patrón luminiscente

Es probable que los fotóforos dorsales, las marcas de los flancos y la aleta pectoral y los sujetadores más brillantes se utilicen para comunicaciones intraespecíficas, mientras que es probable que la luz emitida ventralmente se utilice como contrailuminación, es decir, para evitar ser atacados desde abajo.

Patrón luminiscente lateral y dorsal de Dalatias licha . (A) Vista lateral a la luz del día y patrón luminiscente que resalta el patrón luminoso dorso-ventral. (B) Vista dorsal a la luz del día y patrón luminiscente. En este espécimen se observa luminiscencia de la segunda aleta dorsal (punta de flecha roja). Barra de escala: 10 cm

La cuestión sigue siendo la bioluminiscencia en el vertebrado luminoso más grande; ¿Por qué D. licha emite luz ventralmente para contrailuminar cuando tiene pocos o ningún depredador?

Analizando la velocidad de natación de varios tiburones de aguas profundas de Nueva Zelanda y encontraron que D. licha posee una de las velocidades de natación de crucero más lentas jamás medidas en tiburones.

Los análisis del contenido del estómago han revelado que esta especie de tiburón caza y come etmopteridos, que tienen una velocidad de crucero más alta y también son luminiscentes.

Por tanto, hay dos hipótesis que podrían explicar la luminiscencia ventral de esta especie holobentónica: se podría utilizar la luminiscencia para iluminar el fondo del océano mientras se busca y caza presas; o acercarse sigilosamente a la presa, usando camuflaje de contrailuminación, antes de atacar rápidamente cuando esté lo suficientemente cerca, lo que les permite depredar a los etmopteridos, que son luminiscentes.

En ambos casos, el principio de contrailuminación se habría distorsionado para servir como una herramienta de depredación en lugar de un mecanismo de evitación, una hipótesis ya propuesta para otros tiburones también luminiscentes.