Eutanasia animal: un zoo danés mata a sus jirafas y leones

Pero hay otras soluciones a la falta de espacio

image

Primero fue una jirafa de dos años. Un mes más tarde cuatro leones: un macho de 16 años, una hembra y sus dos cachorros. Tras una vida sin momentos estelares, su muerte ha llenado portadas y redes sociales en un ambiente entre la indignación y la polémica. No es la primera vez que el Zoo de Copenhague decide recurrir a la eutanasia con sus animales. En 2012, el sacrificio anunciado de dos cachorros de leopardo ya había originado una petición por internet para que pusieran fin a una práctica que, según reconocieron entonces los propios gestores del parque, acababa con entre 20 y 30 cachorros al año. Entre ellos, gacelas, hipopótamos y chimpancés. En los dos últimos casos, la declaración oficial dice que los leones de Dinamarca debían dejar sitio a otra familia que aportará genes nuevos a los reyes del Zoo. Marius, la jirafa, no podía cruzarse con las hembras de su recinto, ni de otros muchos de Europa con miembros de su familia, sin provocar una endogamia que podría perpetuar defectos genéticos en toda la población cautiva de su especie.

El único país que prohibe la eutanasia animal por ley es Rumanía, y por motivos con raíces religiosas

Tan drásticas decisiones parten de un hecho que, aunque lógico, no siempre tenemos en cuenta: los animales se reproducen, y las instalaciones y recursos de quienes los gestionan son limitados. ¿Cómo se logra un equilibrio para acomodarlos sin perjudicar su bienestar? En principio, la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA) contribuye a solucionar estos problemas con programas de traslado de animales y recomendaciones sobre apareamientos convenientes o no aconsejables. Sin embargo, solo agrupa a 345 instituciones de 41 países, y todas ellas gozan de autonomía para sus políticas de gestión. Por eso, este organismo ha apoyado las recientes actuaciones de los daneses, reconociéndoles “el derecho a terminar humanamente con la vida de esos animales, de acuerdo con su política”.

La política en cuestión apuesta por que sus huéspedes conozcan la experiencia de la paternidad como parte de un elevado bienestar. El problema llega cuando los vástagos crecen.

Gonzalo Fernández, director de colecciones animales y conservación de los Bioparc, considera que existen muchas otras herramientas para afrontar el problema, teniendo siempre en cuenta las dinámicas de población y las características de cada especie. Afirma que “nadie entiende lo de Copenhague”, que, para él, “se debe más a un tema cultural que de manejo de poblaciones. La eutanasia, muy controvertida en muchas zonas de Europa, no se ve mal en Escandinavia. Por eso muchos zoos de esta región la admiten, pero nosotros no la contemplamos para deshacernos de excedentes, aunque es legal”.

Esa legalidad no está tan clara para la organización de defensa animal Born Free, con sede en el Reino Unido. Su portavoz, Daniel Turner, considera que existe una falta de regulación en este ámbito y que la decisión de matar a los animales queda al albur de cada gestor, cuando “deberían responder ante el gobierno. Él debería dar las autorizaciones para llevar a cabo esas medidas. Únicamente en Rumanía la ley especifica claramente que la eutanasia está prohibida, debido a un claro trasfondo religioso”. La falta de transparencia agrava el problema, ya que “las informaciones que tenemos proceden de filtraciones a menudo realizadas por los propios trabajadores”. Además, la EAZA no abarca ni un 8% de los centros existentes en Europa.

798 jirafas viven en los zoos de toda Europa, que encuentran en su exotismo un gran reclamo para el público.

Incluso entre sus miembros, la Sociedad Zoológica de Londres, responsable del Zoo de esta ciudad, admitía al diario The Independent que el año pasado había eliminado catorce ratas y 61 murciélagos. Alberto Díez, de la organización de defensa animal Infozoos, asegura que “las especies más pequeñas y de reproducción rápida son más vulnerables”. Y su eliminación más difícil de detectar para el público que la de grandes felinos, por ejemplo.

Ante la dimensión del problema, el ecólogo Mark Bekoff, quien lleva años estudiando las capacidades y emociones de los animales, acuñó el término zootanasia para referirse a este tipo de matanza que, según expresaba en un artículo de Psychology Today, constituye “una forma de asesinato premeditado”.

Un poco más suave

Entre las opciones que se podrían haber ofrecido a Marius, o a los leones, Gonzalo Fernández menciona la de haberles creado un recinto apropiado. “Eso causa cierto trastorno, pero es normal que quien tenga animales esté preparado para mantenerlos”. De hecho, los programas de cría que elabora la EAZA tienen que basarse en la viabilidad a cien años y calcular “la cantidad de individuos sostenible a largo plazo. Cuando nos acercamos a ella, el coordinador del programa tiene que decelerar la reproducción, dando prioridad a la variabilidad genética”, añade.

Su convicción es que los zoos deben mantener unos criterios éticos, “porque tenemos animales bajo nuestra protección y somos grandes plataformas de educación ambiental y conservación”. Lo ideal sería reintroducir a muchos de ellos en la naturaleza, una visión que comparte Infozoos, para quien la raíz del problema brota de la propia concepción de estos centros. A su entender, la cría de animales en ellos debería ir unida necesariamente a un programa de conservación riguroso que velase especialmente por las especies del entorno. Por ejemplo, el de nutria ibérica para repoblar ríos que ha llevado a cabo el de Jerez de la Frontera.

6 lobos fueron aniquilados en el Highland Wildlife Park de Escocia para hacer sitio a otra raza similar.

Alberto Díez critica que muchas veces se favorezca a las especies más llamativas para el público, frente a otras menos vistosas, pero más que necesitadas, como las aves. “No es de recibo que en el SEPRONA se vuelvan locos para encontrar un hogar a los animales ibéricos que rescatan en un país con 130 zoos”. Tampoco entiende una tendencia al exotismo que coloca 798 jirafas en toda Europa, incluso bajo el frío de Dinamarca.

Respecto a la reintroducción de ejemplares, Gonzalo Fernández apunta que muchas especies no sobrevivirían: “Hay más tigres de Sumatra en cautividad que en la naturaleza. Allí tienen tanta presión por la caza furtiva y la demanda de huesos para la medicina tradicional china que no podemos ni plantearnos esa posibilidad”.

La cuestión es si en este continente podemos garantizarles, al menos, la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Historia de una muerte anunciada

El pasado 9 de febrero, el Zoo de Copenhague mataba con una pistola de sacrificio a Marius, una jirafa macho de dos años. Sana. Con su carne alimentaron a otros animales del recinto, porque resulta beneficiosa para la dentadura y el instinto predador. El argumento de la dirección del Zoo era que no tenían sitio para ella, porque sus genes ya estaban representados en otros ejemplares. Una campaña internacional que recogió 27.000 firmas por internet para impedirlo fue incapaz de disuadirles. El 25 de marzo cuatro leones siguieron su misma suerte.

Vida breve

Marius nació y vivió dos años en el Zoo de Copenhague. Su autopsia fue practicada con intención didáctica ante un público que incluía numerosos niños, cuyos padres habían permitido que la contemplaran.

¿Buen provecho?

Con los restos de la jirafa se alimentó a leones, tigres y otros carnívoros del mismo Zoo.

Denuncia

Una ex fotógrafa del Knowsley Safari Park, en Reino Unido, alertó de que empleados sin formación mataban animales “sobrantes” y los dejaban en la basura.

Alternativa a la eutanasia: separarlos

Machos por aquí y hembras por allá. Siempre y cuando la biología de las especie lo permita. Con los gorilas, por ejemplo, y también con las jirafas, se puede tener un grupo reproductor con un macho y su harén con las crías, y en otro recinto, varios machos solos.

Alternativa a la eutanasia: que no se reproduzcan

Los tigres de Sumatra del Bioparc de Fuengirola no tendrán más hijos, porque los anteriores ya han repartido sus genes por toda Europa. Para evitar la paternidad se puede recurrir a la esterilización o a anticonceptivos, hormonales y de otro tipo.

Alternativa a la eutanasia: cría en cautividad

Para volver a la naturaleza, como estas gacelas saharianas que España está reintroduciendo en el Sahel. Es la opción ideal desde el punto de vista de la conservación, pero se enfrenta a la desaparición del hábitat que merma a muchas especies.

Alternativa a la eutanasia: traslado

Este potrillo de cebra, nacido en Valencia, ya vive en el Zoo de Turín (Italia). Su migración evita que se enfrente a otros machos de su grupo cuando llegue a la edad adulta y que se reproduzca con sus parientes, provocando casos de endogamia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades