Efectos del cambio climático

La temperatura media del planeta ni siquiera ha subido un grado y ya nos tiene locos a olivos, mariposas y humanos

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nadar entre medusas

Hasta ahora se acusaba del aumento del número de estos animales al exceso de fertilizantes procedentes de la agricultura, pero por primera vez los expertos apuntan al cambio climático como provocador de su llegada masiva. “Estudios anteriores reflejaban que, de cada 10 u 11 años teníamos dos o tres de medusas, pero ahora se ha convertido en un fenómeno anual. Y no cambiará”, explica Josep-Maria Gili, del Instituto de Ciencias del Mar-CMIMA (CSIC). En las zonas costeras se han creado barreras (redes a 200 m de la playa) y barcos limpiadores han recogido 4.250 toneladas.

Vientos huracanados

La tormenta Delta llegó a Canarias con vientos que alcanzaron los 152 kilómetros por hora en la isla de La Palma, la intensidad de un huracán de fuerza 1 en la escala Safir Simpson. Para algunos expertos, la llegada primero del huracán Vince sobre las costas españolas, Canarias y la Península, y después de Delta es una muestra del impacto del cambio climático, que traerá más episodios similares a nuestras costas. Tanto Vince como Delta se originaron por encima de las latitudes habituales, y se constató que el agua del mar superaba su temperatura habitual.

Hiedra más venenosa

Si la hiedra venenosa se expone a niveles elevados de dióxido de carbono (algo que parece estar ocurriendo ya), crece más rápidamente y con mayor tamaño, y se acentúa su componente venenoso. Es el resultado de un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Duke (EEUU) realizado en una parcela de bosque de Carolina del Norte.

Cuidar a los amigos

Entre el 15 y el 37 por ciento de las especies de aves podrían extinguirse antes de 2050 a consecuencia del cambio climático, según Birdlife International. Hay esfuerzos por protegerlas. La revista Science ha publicado el primer estudio que valora los trabajos conservacionistas: de las 135 especies registradas como extinguidas por la Unión Mundial para la Conservación (IUCN) se salvaron 31. El aguila imperial ibérica es, según los expertos en clima, una de las diez especies de aves europeas que corren más peligro.

El coral enfermo

Los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas que más sufre por el aumento de la temperatura de los océanos, y ya han mostrado signos de alarma; cambia su fisiología, crecen menos y pierden las algas que les sirven de alimento. El blanqueo que se observa en muchos arrecifes es una muestra de que están enfermando. Según Adena, el gran arrecife de coral australiano podría quedarse al 5% en 2050.

Hormigas invencibles

Los litorales Mediterráneo y Atlántico viven la invasión de una especie de hormigas argentinas (Linepithema humile) sorprendentemente favorecida por los cambios climáticos. Se reproducen muy deprisa, están desplazando a las autóctonas y afectan a los cultivos. Es la conclusión de un estudio de la Universitat de Girona encabezado por Crisanto Gómez y publicado por la Royal Society of London. Son millones de hormigueros y billones de individuos que continúan difundiéndose sin que haya medios para frenarlos. “La situación es muy grave, y hasta ahora no se ha hallado remedio a su enorme avance", explica el profesor Gómez.

¿No tienes alergia a nada?

Si tu respueta es “no”, no creas que estás a salvo. Las concentraciones de polen son sensibles a las condiciones meteorológicas; el calor y un nivel elevado de dióxido de carbono favorecen su producción y adelantan las fechas de incidencia en algunas plantas, entre las que se encuentra una de las mayores causantes de alergias, la gramínea. Entre el 15 y el 25% de la población sufre alergia al polen, seis millones de personas han desarrollado síntomas como asma o rinitis, y la cifra aumenta cada año.

Otros vinos

Con más calor, los vinos serán más potentes y con más cuerpo”, explica Xavier Farré, director de la división agrícola de Codorniu. Las empresas vinícolas adelantan cada vez más sus vendimias. Este año la han empezado a principios de agosto, la fecha más temprana en la historia de la empresa. Las zonas secas se verán perjudicadas, pero países como Alemania e Inglaterra empiezan a beneficiarse. En este último se ha empezado a producir Chardonnay, algo impensable hace años.

Esquiar, más difícil

Las estaciones de esquí están recurriendo cada vez más a los cañones de nieve, lo que gasta más energía y más agua. Por cada grado que aumenta la temperatura de media, la línea de nieve sube 150 metros. Por eso, en la medida en que las temperaturas sean más altas, la rentabilidad de las estaciones será cada vez más precaria y la explotación comercial de la alta montaña quedará afectada.

¿Cultivar en invierno?

Las espinacas y la coliflor, que aguantan mal las temperaturas altas, y las espigas del arroz, que pueden sufrir esterilidad si se sobrepasan los 35oC durante más de una hora, serán las grandes afectadas. Pero también los cultivos de secano, como los cereales y las legumbres, que dependen de la lluvia. Zonas del sur de Andalucía donde ahora se planta cebada empiezan a dejar de producir. Un consuelo: las temperaturas más suaves en invierno permitirán mayores productividades en esta época. ¿Compensará esto las pérdidas de otras estaciones?

Malaria viajera

La OMS prevé la incidencia del mosquito de la malaria al sur de la Península; otra afección que también nos puede dar problemas, según los expertos, es el dengue. Son enfermedades transmitidas por mosquitos actualmente confinados en regiones tropicales y subtropicales, pero que con la subida de las temperaturas se desplazan al norte. Un ejemplo del “ascenso geográfico” de insectos: durante el siglo pasado se describieron desplazamientos de 35 a 240 km hacia el polo en 34 especies de mariposas europeas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades