Creando monstruos

La moderna Teoría de la Evolución tuvo sus orígenes en las moscas mutantes

Estamos en 1907, en un destartalado laboratorio de la Universidad de Columbia (EEUU) que apestaba a papilla de plátano. Thomas H. Morgan había decidido utilizar un nuevo animal en sus experimentos de genética: la diminuta mosca de la fruta, Drosophila melanogaster. Había un problema: ¿cómo estudiar la herencia si todos los ejemplares parecen iguales?

A Morgan le hacían falta individuos reconocibles, con características genéticas diferentes. Necesitaba mutantes. De modo que comenzó a someter a sus moscas a rayos X, calor, agentes químicos, y todo aquello que, quizá, pudiera alterar los genes. Para su desesperación, no ocurrió nada hasta casi tres años después. En abril de 1910, Bridges, el discípulo con mejor vista del laboratorio, iba a vaciar una de las botellas de leche donde criaban las moscas. Afortunadamente, primero miró dentro.

Las drosófilas corrientes y molientes tienen los ojos rojos, pero en esa botella, junto a sus hermanas, revoloteaba un macho de ojos blancos.
Con aquel ejemplar se inició una revolución científica. Aparecieron muchos otros mutantes, que el equipo de Morgan sometió a ingeniosos cruzamientos. Consiguió establecer la localización de las mutaciones (y, por tanto, de los genes) dentro de las misteriosas estructuras que eran, en aquella época, los cromosomas.

Las moscas mutantes de su curioso laboratorio se convirtieron en los pilares de la Genética actual, y también de la moderna Teoría de la Evolución.
¿Por qué tardaron tanto aquellos insectos en responder a las radiaciones? En realidad, los mutantes estaban ahí desde el principio, pero Morgan no podía distinguirlos. Hoy se sabe que en esas botellas nacían constantemente individuos con nuevas características genéticas, aunque pasaban inadvertidas para los científicos. Pequeñas diferencias en el número de pelillos, la habilidad para realizar el cortejo, la predisposición a ciertas enfermedades… Pero también defectos; muchos defectos. La mayoría de las mutaciones producen variaciones muy discretas, indetectables a simple vista.

Desde entonces se han creado miles de animales mutantes con la intención de entender mejor cómo funcionan los genes. Se les suprimen o se les añaden, y así se estudia qué les ocurre. Claro, que los resultados de esas investigaciones no pueden trasladarse directamente a los humanos, y con estos está terminantemente prohibido en las legislaciones de todos los países desarrollados cualquier intervención genética que afecte a la línea germinal, es decir, a la que se hereda. Por esa razón, muchas de estas investigaciones son tildadas de inútiles; pero, no obstante, se siguen invirtiendo cientos de millones de euros en ellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ken and Barbie

Como los populares muñecos de Mattel, estas moscas carecen de genitales externos, tanto machos como hembras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Amontillado

Las larvas de la mosca, de unos cinco milímetros, son incapaces de salir del huevo y mueren atrapadas en su interior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Furry

Con alas de aspecto peludo. Una rareza que se queda en nada ante ciertas aberraciones sexuales: la  mosca spinster (solterona) hembra rechaza a los machos en el cortejo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vestigial

Con las alas atrofiadas. Lógicamente, son incapaces de volar. Algo parecido les ocurre a las fruitless: no pueden distinguir el sexo de sus congéneres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Celibate

Los machos practican el celibato. Llevan a cabo el cortejo, pero se quedan ahí: no consuman el acto sexual; casi nunca intentan copular.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Parched

Estas pobres moscas beben muchísima agua, pero su cuerpo se deshidrata tan rápidamente que mueren a las 12 horas de convertirse en adultas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Groucho

No es que tengan precisamente el mostacho de Groucho Marx, pero sí algunos pelillos extra en la cara. En realidad, su cabeza resulta de lo más parecido a un felpudo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Methuselah

La longevidad de este extraordinario mutante Matusalén es un 35% mayor de la normal. Además, tiene una resistencia superior al calor, a las sustancias oxidantes y a la escasez de alimentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Giant

La larva prolonga su desarrollo cuatro días extra, lo que la convierte en un  auténtico gigante al salir del huevo. La mosca adulta es 1,7 veces más grande de lo normal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza