Así nace un león

En exclusiva el parto de una leona, uno de los fenómenos de la naturaleza más difíciles de fotografiar.

Tres de noviembre de 2011, en algún lugar de la Reserva Natural de Masai Mara, en Kenia. No llovió esa noche, así que la expedición salió del campamento a las seis de la mañana, como todos los días.

Enseguida avistaron un pequeño grupo de cuatro leones cerca del lago Nakuru. Les llamó la atención la actitud de una de las leonas, que parecía preñada y se mostraba muy agresiva con cualquiera que se le acercase. Las hienas que la rondaban lo sabían, así que guardaban las distancias.

El guía masái del grupo confirmó que la leona estaba a punto de dar a luz, probablemente durante ese día. Así que decidieron quedarse apostados cerca para ver si había suerte y podían ser testigos del gran acontecimiento.

Entonces, el grupo observado se unió a su clan, que formaban otros nueve leones adultos. Pero la leona que nos interesa no dejaba que se le acercasen más que sus hijos, un macho y una hembra jóvenes, y se ponía especialmente violenta con un macho adulto al que mordía con saña cada vez que se acercaba.

Pasado un rato, se alejó hacia la marisma, y algo después, el guía avisó al grupo de que la leona había dado a luz su primer cachorro en la marisma y que pronto alumbraría al segundo. Estaba en una zona con gran visibilidad, así que el fotógrafo se colocó a 25 metros de ella y captó ese momento a la perfección.

La expulsión de la cría de un león puede durar de unos minutos a una hora, según la complicación. Y es que las crías de león se gestan en los cuernos del útero y tienen que bajar hasta su parte central para después ser expulsados”, nos comenta Conrad Enseñat, veterinario y conservador de mamíferos del Zoo de Barcelona. Una vez fuera, la leona limpió a sus crías y tuvo lo que parecía un comportamiento algo errático. Terminó con la expulsión de la placenta, que acto seguido se comió.

Entonces, los hermanos mayores, que esperaban a distancia el permiso materno, se acercaron y corrieron alrededor de los cachorros, como dándoles la bienvenida al mundo. ¡Qué maravilla!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La leona limpia a sus crías con la lengua para quitarles los restos orgánicos. Después, echa la placenta y se la come de un solo bocado. En unos minutos, nadie diría que en ese lugar se acaba de producir un parto múltiple.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La leona comienza a expulsar a una de sus crías acostada sobre
un lado. Este tipo de mamífero gesta entre uno y seis cachorros
en cada camada, algo que depende de la cantidad de posibles presas que haya en su hábitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

A los pocos minutos del alumbramiento, los hermanos de los recién nacidos se acercan y les dan la bienvenida.
A los 3 años, las hembras estarán preparadas para procrear, y los machos serán expulsados del clan y tendrán que buscar otro al que incorporarse como adultos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hasta los seis meses, los cachorros serán amamantados por la leona, que además tendrá que defenderlos de los depredadores y de los machos de su propia especie, que intentarán asesinarlos para hacerse con el liderazgo del clan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cada cría de león africano pesa unos 15 kilogramos. Llegarán a los 110 en el caso de las hembras y hasta los 300 en el caso de los machos. La esperanza de vida de estos cachorros es muy baja.  La mayoría morirá antes del año, aunque los que sobrevivan lo harán hasta los 15 años
(en cautividad llegan a los 30).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades