Alerta en el Báltico

Cada vez más contaminado

El mar Báltico es la mayor extensión de agua salobre del mundo: eso quiere decir que su contenido en sal está más cercano al de los ríos que al del Mediterráneo, por ejemplo. Rodeado de países desarrollados, el equilibrio de su ecología lleva años amenazado, a pesar de contar con un organismo internacional, la Comisión de Helsinki (HELCOM), encargado de velar por él.

Para comprobar su estado real, la organización Oceana ha enviado su barco Hanse Explorer a una expedición de dos meses con buzos profesionales, científicos marinos y fotógrafos especializados a bordo. Además del robot de exploración ROV. Las conclusiones definitivas se publicarán en otoño, pero ya han ofrecido un primer adelanto que incluye las imágenes de esta galería. La vibrante, colorida y diversa vida de algunas zonas contrasta con el panorama desolador, turbio y degradado de otras.

El aviso está servido: si queremos detener la destrucción y restaurar la salud de los ecosistemas, hay que actuar ya. Entre las medidas que propone Oceana se incluyen ampliar las áreas protegidas hasta un 30% de la superficie (actualmente cubren el 12%), eliminar los subsidios pesqueros y prohibir la pesca de arrastre. Los cambios que provocarían tendrían también un impacto positivo en la economía de las comunidades pesqueras de la zona. Como ejemplo, el ecólogo marino alemán Rainer Froese aseguraba en el seminario El mar Báltico: conocerlo para protegerlo mejor, celebrado en Gdansk (Polonia): “Los beneficios de los pescadores se multiplicarían por 5 en los próximos 10 años si la población de bacalao del Báltico oriental pudiera continuar con su actual recuperación”.

También solicitan que se cumpla el Plan de Acción aprobado por el HELCOM hace tres años, que incluye una gestión de las pesquerías más respetuosa con los ecosistemas. Hasta ahora, es solo papel mojado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Conviven

Un cangrejo ermitaño (Pagurus bernhardus) acomodado sobre una estrella de mar común (Asterias rubens).

© Oceana / Carlos Minguell

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cooperan

Las bellotas de mar (Balanus crenatus) cubren el caparazón de este buey de mar (Cancer pagurus).

© Oceana / Carlos Minguell

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Se exhiben

Los nudibranquios, como este Coryphella verrucosa, son moluscos sin caparazón.

© Oceana / Carlos Minguell

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sin futuro

Un espinoso (Gasterosteus aculeatus) muerto en el fondo. La variedad marina de esta especie va a desovar en agua dulce.

© Oceana / Carlos Minguell

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Patas arriba

Normalmente, el crustáceo Saduria entomon practica el canibalismo, pero este ya no se comerá a ningún colega.

© Oceana / Carlos Minguell

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muerte múltiple

Las plumas de mar son colonias de organismos. Este ejemplar ha muerto asfixiado por los sedimentos.

© Oceana / Carlos Minguell

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza