Fenómenos del clima

Nuestra atmósfera oculta un lado oscuro...

... y, cuando se desata, lo hace en forma de violentos fenómenos. Las tormentas y los ciclones son algunos de ellos. Pero los más temibles son los tornados, que dan lugar a los vientos más rápidos conocidos. Por fortuna, los gravemente destructivos son escasos.

Ciclones. El desigual calentamiento del Ecuador y los Polos a menudo produce tormentas de miles de kilómetros que transportan el calor hacia el continente Ártico y el Antártico. Estos gigantescos fenómenos meteorológicos, llamados ciclones de latitud media, son los sistemas de bajas presiones y las ventiscas que provocan las precipitaciones.

Se forman donde existen contrastes muy agudos de temperatura que separan un frente de aire polar frío y seco de otro tropical cálido y húmedo. Dichas tormentas se nutren principalmente del desprendimiento de energía a medida que el aire denso y frío baja y se mueve hacia el Ecuador, desplazando el aire menos denso y más caliente hacia los Polos y subiendo a las capas superiores de la atmósfera.

Una fuente adicional de energía es el calor latente. Se necesita una gran cantidad de energía para transformar en vapor el agua en estado líquido. Pero una vez que el aire se ha elevado y enfriado, condensando el vapor de agua, toda esa energía se libera y caldea la atmósfera circundante. Eso hace que ese aire suba más arriba todavía, lo que libera aún más calor latente y da más fuerza a la tormenta. Esta actúa como un motor de calor que convierte la energía calorífica en energía cinética: viento.

Tornados. Durante un tornado en Bridge Creek, Oklahoma, el 3 de mayo de 1999, el radar registró una velocidad de 486 km/h: el más rápido conocido. Vientos de esa fuerza causan una destrucción total.

Afortunadamente, durante la pasada década solo ha habido tres tan fuertes, con vientos que excedían los 322 km/h. Los tornados son bastante pequeños comparados con las grandes tormentas, desde 75 m a alrededor de 3 km, y se necesita una serie de condiciones para que se formen. La más importante es la presencia de inestabilidad y vientos racheados. Un flujo de baja altitud de aire cálido y húmedo procedente de una zona oceánica combinado con una corriente de aire frío polar y seco más arriba crea la máxima inestabilidad, lo que implica que porciones de aire caliente cercano a la superficie se eleven de repente y creen corrientes ascendentes muy potentes.

Si hay una fuerte corriente de chorros de viento alto cerca del límite superior de la troposfera, se producirá un gradiente vertical de gran velocidad. Si los vientos también cambian desde la dirección sur cerca de la superficie, habrá vientos verticales racheados. Estos dos tipos de rachas hacen que la corriente ascendente gire, lo que crea una tormenta rotatoria, o supercell, que es la que genera los tornados más fuertes. El más letal que se conoce asoló Bangladés el 26 de abril de 1989 y mató a más de 1.300 personas.

Tormentas. Si el calor del Sol es muy fuerte, las corrientes térmicas ascendentes que crea forman cúmulos algodonosos con la parte superior hinchada. En la parte superior de estas nubes con forma de coliflor, las temperaturas de congelación crean hielo y nieve, y las colisiones entre las partículas heladas separan las cargas eléctricas. Cuando esa electricidad se acumula hasta niveles realmente críticos, se desata un rayo que vuelve a reunir las cargas positiva y negativa.

La causa del subsiguiente trueno todavía es objeto de debate. Una teoría reciente es que lo produce la energía liberada cuando las moléculas de N2 y O2 son divididas: o lo que es lo mismo, una explosión de aire.

Sea cual fuere la razón, el cúmulo se convierte entonces en un cumulonimbo: una nube de tormenta. Aparte de proporcionar lluvias, las tormentas también conllevan una serie de riesgos. Los sucesos más graves del mundo relacionados con los aguaceros los causan las tormentas; la lluvia torrencial de los ciclones tropicales se debe a estas tormentas. Las más graves pueden generar vientos direccionales muy destructivos con velocidades de hasta 240 km/hora y crear granizos tan gruesos como uvas. Finalmente, las tormentas también son el origen de los vientos más violentos: los tornados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La tormenta perfecta

Este supertornado que asoló parte del noroeste de EEUU y Canadá en 1974 fue uno de los mayores del pasado siglo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lo que el viento se llevó

La pequeña localidad de Greensburg, en Kansas, fue completamente destruida por un tornado en 2007.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nubes de alto voltaje

Una tormenta rotatoria, o supercell, fotografiada en 2004 en las llanuras de EEUU.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Iceberg celeste

Piedra de granizo de 750 g de peso, recogida en Kansas en 1970.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las rutas del viento

En nuestro planeta vienen determinadas por su velocidad de rotación, que los desvía hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el hemisferio sur. Esa desviación se conoce como efecto Coriolis y se produce porque el Ecuador gira más rápido que los Polos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Como de algodón

Cuando el aire frío asciende, el vapor de agua se condensa y forma nubes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Subir a lo más alto

El parapente vuela gracias a las corrientes termales, formadas por aire caliente ascendente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Monzón austral

Un hombre desafía la furia del mar en la costa australiana. El país de los canguros tiene su propio ciclo monzónico, entre diciembre y marzo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un rastro de muerte

En abril de 1989, Bangladés sufrió el tornado más letal conocido, que causó más de 1.300 víctimas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El ojo del huracán

La región central de la tormenta Isabel, fotografiada desde la ISS.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bajo cero

Las diferencias de temperatura en la Tierra se deben a su forma esférica. La luz del Sol cae directamente sobre el Ecuador y muy inclinada en los Polos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bombas de calor

Las cálidas aguas del océano proporcionan otra de las fuerzas que desatan el explosivo cóctel climático. El calor marino es el combustible que alimenta los huracanes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Agua del cielo

Un huracán puede llegar a depositar más de un metro de lluvia en un solo día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mal presagio

Cuando el aire de una zona es menos denso que el que le rodea, se produce inestabilidad. Y en esa atmósfera inestable, el aire sube, se expande y causa enfriamiento. Cuando alcanza la llamada temperatura de rocío, el vapor de agua se condensa y forma nubes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades