Orfanato de elefantes

Con un cuidado programa de cría

Cuando la caza furtiva deja huérfano a un bebé elefante, sus probabilidades de supervivencia son prácticamente nulas. A menos que vaya a parar al centro de la Fundación David Sheldrick en Nairobi (Kenia). Allí llevan más de 50 años ofreciéndoles una alternativa a los dos años de lactancia materna y la protección de la cría en grupo características de estos animales.

Desde entonces, más de 80 ejemplares han conseguido alcanzar la edad adulta y volver a integrarse en el entorno natural. En el programa de cría, dirigido por la doctora Daphne Sheldrick, los elefantes están permanentemente acompañados por varios cuidadores, que incluso duermen acurrucados junto a ellos en los establos. Así se acostumbran a la vida en grupo y podrán integrarse en uno cuando regresen a la vida en libertad en el Parque Nacional Tsavo, situado al sur del país.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Piel con piel

El contacto físico con los animales se fomenta para proporcionarles estabilidad emocional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Confianza

El proyecto propicia que el huérfano entre en contacto con otros elefantes, para que aprenda de ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fórmula mágica

La doctora Sheldrick tardó 28 años en imitar la leche de las elefantas, cuyo contenido en grasa y proteínas va variando a lo largo de toda la lactancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ellos primero

En un parque nacional, los elefantes tienen derecho de paso. Es algo que conviene recordar, tanto por no molestarlos como por el bienestar de los visitantes, ya que, irritados, resultan peligrosos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Volver

Al año, los bebés se trasladan al Parque Tsavo. Allí, la readaptación a la libertad dura entre 8 y 10 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Familia numerosa

Estos animales ya han perdido una madre. Para evitar que vuelvan a encariñarse demasiado con un solo cuidador, y para darles la sensación de manada que tendrían en la naturaleza, en este proyecto se fomenta la crianza en grupo y la vinculación emocional con varias personas. Algunos adultos, ya en libertad, regresan “de visita” al centro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza