Fotografías al detalle

En su último libro, el fotógrafo Andrew Zuckerman ha capturado los retratos más calmados del reino animal

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Amor eterno

Aunque este ejemplar de agapornis enmascarado aparece solo, lo más habitual es contemplarlos en parejas. Se aparean de por vida y mantienen una relación plagada de mimos y contacto físico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mensajeras de belleza

Sobre las alas de esta abeja recae una hermosa responsabilidad: trasladar el polen de una orquídea a otra, para fecundarlas. La trompa extralarga se adapta al estrecho cáliz de la flor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Al abrigo de la noche

Cuando el sol se retira, los murciélagos de la fruta abandonan su colonia para recolectar alimento. Guiados por su olfato, detectan los frutos que han alcanzado el punto óptimo de madurez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Altiva indiferencia

Cuando uno tiene a su cargo hasta 30 leones y un territorio de unos 260 kilómetros cuadrados, no le queda más remedio que exhibir un aspecto así de intimidatorio. Incluso en calma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Que me troncho!

Mucha curiosidad debe de sentir el animal más alto del mundo para estirar su cuello de esa forma. O quizá solo quiere mostrarnos sus manchas, con un diseño único en cada individuo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasen y vean.

La cría de leopardo negro parece invitarnos a entrar en el libro, publicado por PQ Blackwell Ltd.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un mosaico viviente

Tiene sus sentimientos, y los expresa. La colorida librea del camaleón velado va cambiando de tonalidad según el grado de inquietud, temor o disposición al encuentro sexual de su dueño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Retrato de familia

He aquí uno de nuestros primos más cercanos: cualquiera de nosotros comparte con él un 96% de genes. Y un estudio reciente demuestra que su capacidad retentiva supera a la de los humanos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza