Inseminación de abejas

Para que polinicen mejor

No es un matrimonio, pero sí una buena pareja que va a salvar parte de los 260 millones de dólares que produce el negocio de la miel en EEUU. Y mejor, para asegurar que la abeja occidental ( Apis mellifera) siga cumpliendo su función polinizadora, crucial en un país donde las cosechas reportan unos 15.000 millones de dólares.

El insecto está padeciendo la indeseable compañía de ácaros Varroa, que les producen enfermedades mortales al chuparles la sangre. Los entomólogos de la Unidad de Investigación de la Selección, Genética y Fisiología de Abejas de Miel de Louisiana (EEUU) han descubierto en los miembros de algunas colmenas un rasgo genético especial que inhibe la capacidad de poner huevos de esos parásitos.

Así que, igual que se hace con la cría selectiva del ganado, usan el semen de los machos de los panales “resistentes” para inseminar las reinas de otras colonias donde los ácaros sí logran reproducirse. Una vez nacidas nuevas abejas resistentes, los apicultores “alquilan” los servicios de sus enjambres para polinizar, por ejemplo, las plantaciones de pepinos, calabazas, sandías, y melones del tipo cantalupo de Maryland (EEUU).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Panales resistentes

Los investigadores toman panales donde los zánganos resisten al ataque de los ácaros para luego extraerles semen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Donando semen

El zángano no sobrevive a la extracción del semen. Se les introduce en un tubo de ensayo de su diámetro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Anestesia total

Los entomólogos duermen a las reinas con dióxido de carbono, y les introducen el semen con una pequeña pipeta diseñada ad hoc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La preparación de la reina
El entomolólogo John Harbo prepara una abeja reina para la inseminación artificial.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cargando con un ácaro

Un zángano en en panal. En su parte trasera se observa uno de los ácaros que anidan en él y les chupan la sangre, producíendoles enfermedades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vivir con ácaros

Otro macho con ácaros Varroa en su espalda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza