Ratas anti explosivos

Adiestradas para detectar minas

image

Ziko es una rata amaestrada. Se pirra por los plátanos, le encanta que le rasquen el lomo y salir a pasear. Parece una cariñosa y vulgar mascota. Pero no lo es. Realiza una labor muy peligrosa: recorre hectáreas de terreno en busca de minas antipersona abandonadas tras la guerra. Es una “rata héroe”.

En el mundo hay millones de minas enterradas en los suelos de países que han estado en guerra. Resisten medio siglo sin deteriorarse, y están diseñadas para herir y no matar. Según la Organización de las Naciones Unidas, 2.000 personas al mes mueren o sufren una mutilación tras haber pisado una mina. Hasta la llegada de ratas como Ziko, la única forma de limpiar un terreno de minas era a mano, con un detector de metales o con un perro entrenado, y arriesgando la vida.

Hay más ratas como Ziko. Viven en las instalaciones de la organización belga APOPO. En total, la asociación entrena y mantiene a un escuadrón de más de 300 ejemplares. Son ratas gigantes de Gambia, o Cricetomys gambianus. Sin duda alguna, hacen honor a su nombre: tienen el tamaño de un gato pequeño. Exactamente, miden 80 centímetros, incluida la cola. En cuanto al peso, no superan el kilo y medio, perfecto para su labor. Si alcanzaran los cinco kilos de peso y pisaran una mina, esta podría explotar y morirían hechas añicos.

El ingeniero industrial y fundador de la asociación, Bart Weetjens, pensó en ellas durante una visita al Continente Negro para profundizar en el problema de las minas abandonadas. Encontró que ese enorme roedor que deambulaba por todos los pueblos sin despertar más que indiferencia podría ser un método eficaz para detectarlas. Weetjens, quien desde niño sentía pasión por los roedores, vio en estas ratas un dechado de virtudes: son endémicas del África subsahariana; por lo tanto, están perfectamente adaptadas al ambiente, son fáciles de transportar, les gusta hacer labores repetitivas, aprenden deprisa y tienen un excelente olfato con el que detectan cantidades ínfimas de TNT, el componente principal de las minas antipersona. Una vez en el campo minado, cada ejemplar peina una superficie de un campo de tenis en media hora.

Cuando detectan la mina, se detienen y comienzan a escarbar la superficie. Entonces, los expertos señalan la zona y, tomadas las medidas de seguridad necesarias, detonan el explosivo, lo que destruye la mina. En lo que va de año han limpiado 429.927 m2 de tierra, han detectado 596 minas y 308 piezas de artillería en Mozambique, uno de los países que la ONU planea dejar libre de minas para 2014.

Entrenadas desde el destete

El centro de cría y adiestramiento de las ratas está ubicado en la Universidad Sokoine de Agricultura en Morogoro (Tanzania). Las ratas aprenden a asociar el sonido de un clic con la búsqueda de TNT. Si encuentran una mina, rascan su superficie con las uñas para avisar y reclaman su recompensa: un sabroso plátano. Desde el inicio, entre cada rata héroe y su entrenador se establece un vínculo especial. Al fin y al cabo, ellos las han educado y durante las largas jornadas de entrenamiento ellas han dejado florecer su propia “personalidad”. Cada roedor tiene sus propios gestos y movimientos, que el entrenador entiende y explica a los demás miembros del equipo para que la puedan manejar con soltura.

Una vez entrenadas, las llevan a Mozambique, donde comienzan el trabajo en campos plagados de explosivos de verdad. En ese país, las ratas han pasado de ser un animal ignorado a ser un “bicho” muy querido. Su éxito ha hecho que once países africanos hayan solicitado animales para limpiar sus territorios, así como Colombia y Tailandia. Aunque ahora están centradas en limpiar Mozambique. Algún día, Ziko se jubilará (las ratas héroe viven una media de siete años), pero muchas le seguirán: para empezar, sus hijos. Ziko, por ejemplo, es padre de tres ratas héroe que ya están ayudando en las labores de detección.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Adiestradas

Son ratas gigante, endémicas de Mozambique. Han sido adiestradas para detectar minas antipersona.

Detalle del arnés que sujeta a las ratas mientras exploran el campo de minas. Aquí, además, con una golosina como recompensa tras el buen trabajo.

Olfato

En pequeñas cápsulas de las que se usan para meter el té se introduce el explosivo que la rata aprende a detectar.

En el campo minado

Los entrenadores llevan trajes especiales y cascos con viseras que protegen el rostro. Limitan con unas cuerdas pequeñas áreas de unos 5 x 20 metros, enganchan a sus ratas con arneses y las guían para que recorran la superficie de manera ordenada.

Biberones de chucherías para rata

El entrenamiento comienza a las cuatro semanas de vida, inmediatamente después del destete. En la imagen de la foto, la rata se está llevando un premio alimenticio en una jeringa. Por lo demás, les encantan los plátanos.

Heridos y mutilados

Cada año, más de 24.000 personas sufren mutilaciones por minas antipersona.

Relaciones humano-rata

Los adiestradores establecen con ellas relaciones muy estrechas, como  con una mascota. Y por supuesto, cada una tiene su personalidad.

Detectadas

Este año han detectado 596 minas y 308 piezas de artilleria sin explosionar.

Famosas en las aldeas

Con las minas antipersona se busca herir o mutilar, más que matar. Provocan amputaciones, mutilaciones genitales
y graves quemaduras.

La mano humana

Una vez detectada la mina, un equipo humano tiene que marcarla y desactivarla.

Adopta una

Puedes adoptar una "rata héroe" en la web de APOPO: www.herorat.org/adopt

Contra la tuberculosis

En APOPO también las adiestran para “oler” la tuberculosis. El año pasado detectaron la enfermedad en muestras de saliva de 620 personas que los hospitales daban por sanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza