Los grandes del mar

Los titanes del océano, de cerca

image

A nosotros nos impresionan. Veinte metros de tiburón ballena dejándose acompañar mansamente por una turista fascinada, una tonelada de ballena franca recién nacida o trece metros de jorobada lanzados al aire en un salto acrobático. Pero la inmensidad del océano convierte el tamaño de los gigantes de estas páginas en algo tan relativo que la mayoría de ellos ni siquiera lo utiliza para medirse con otros habitantes marinos de gran envergadura. Desde uno de los puestos más bajos de la cadena trófica, se alimentan de plancton y diminutos crustáceos y peces. Solo la beluga, el tiburón ballena y la falsa orca, en realidad un tipo de delfín, se atreven con presas más sustanciosas.

Y superada la sorpresa de sus dimensiones, presentan rasgos aún más fascinantes en su fisonomía. Como el recurso a diseños de formas y claroscuros personalizados. Los dibujos ventrales de las ballenas jorobadas y las callosidades de las francas constituyen una seña de identidad equiparable a nuestras huellas dactilares. Al igual que ese cien en raya blanquinegro de los tiburones ballena, al que se ha atribuido la función de protector solar.

Cosas suyas
Otros rasgos se amplían a toda la familia. Según descubrieron Jon Seger y Vicky Rowntree, de la Universidad de Utah (EEUU), las crías de ballena franca aprenden dónde comen sus madres durante el primer año y acuden allí toda su vida. Los machos de ballenas jorobadas de una zona geográfica comparten el mismo canto de apareamiento. Al año siguiente, será sustituido por un nuevo éxito, de hasta 20 minutos de duración. Aunque nunca alcanzarán el virtuosimo de las belugas, cuyo repertorio de melodías les ha valido el apodo de canarios marinos. Se cree que las modulan con la grasa de la cabeza.

Durante mucho tiempo, el tejido adiposo de muchos colosos marinos encabezó la lista de razones para cazarlos. Seguido por las barbas que filtran el plancton en numerosas especies y que se utilizaban en los corsés, por ejemplo, o por el ámbar gris de los cachalotes. Esta sustancia de sus intestinos terminaba los perfumes más codiciados. Su función está tan poco definida como la del aceite blancuzco de su cabeza. Bautizado como espermaceti por balleneros que lo creyeron semen, se sospecha que influye en la flotación, porque se solidifica con el frío. Pero es otro pequeño misterio de los grandes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Récord submarino

El más grande de las profundidades, el tiburón ballena, pasea unos 14 m de cuerpo a ras de la superficie. Mientras absorbe plancton y pequeños peces, consiente tranquilo la compañía de humanos.

Esta es mi casa

Los surcos que recorren el “tórax” de la ballena jorobada constituyen el hogar de crustáceos parecidos a los percebes y de una especie de piojos.

Al ritmo

Cuando migran, las ballenas grises nadan con un esquema fijo: respiran de 3 a 5 veces a intervalos de 15 a 30 segundos, y se sumergen de 3 a 5 minutos.

Elogio de la grasa

Un manto interno de hasta 15 cm de espesor aísla el cuerpo de la beluga y le permite vivir en el Ártico. Ese tejido adiposo constituye el 40% del peso total.

De cabeza

La cabeza (o melón) de las belugas cambia de forma según se distribuya la grasa que tiene dentro.

De una pieza

Así nos deja la columna vertebral de una ballena, cuando se la saca de contexto.

Piojosas

Las manchas en la cabeza de la ballena franca austral son callosidades cuya función se desconoce. Los piojos que viven en ellas las tiñen de color blanco.

No me dejéis ir

La moratoria sobre la caza de ballenas establecida en 1986 ha protegido a muchas especies.

Impulso

La ballena jorobada asciende hacia la superfice, sobre la que puede efectuar impresionantes saltos acrobáticos.

Por todas partes

Las orcas, o ballenas asesinas, se mueven por todos los océanos del mundo.

De cabeza

Además de albergar el mayor cerebro del planeta, la cabeza del cachalote ocupa un tercio de su cuerpo. Sus dientes solo salen en la mandíbula inferior.

Hasta la vista

O cualquier otra cosa. Se cree que las acrobacias de las ballenas jorobadas, que incluyen saltos y aspavientos con las aletas, les sirven para comunicarse.

Silencio

Es lo que podría decir esta falsa orca. Estos delfínidos se orientan con ecolocación, pero la contaminación acústica distorsiona el eco de los “clics” que emiten.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza