Sebastián Álvaro, creador del programa Al filo de lo imposible

La grandeza de un mundo que desconocemos

image
Testigos del tiempo. Los científicos leen en el hielo cómo fue el clima hace hasta 300.000 años.

Esta imagen nos recuerda que allí, en el hielo, se esconden nuestra propia historia y la historia de la Tierra.

Su salud es representativa de la salud de nuestro planeta y nos recuerda aquellos tiempos en los que el hielo cubría buena parte de la Tierra, y también que, más tarde o más temprano, volverá a hacerlo.

Nos recuerda su permanencia y vulnerabilidad. Pero, sobre todo, me recuerda aquellos meses pasados en el interior de la Antártida, ese lugar donde fui porque, quizá recordando a Schackelton, “se percibe el alma desnuda del hombre” o, como decía Cherry-Garrard, porque allí “todo es bello, salvaje y libre; y la belleza es inconcedible, pues es infinita y
atraviesa la eternidad”. Los grandes hielos son el lugar donde resiste la grandeza de la Tierra, la fuerza y fascinación de un mundo que desconocemos y que estamos perdiendo, precisamente porque no somos conscientes de todas sus maravillas. No podemos perder los grandes hielos que aún nos susurran misterio, belleza y aventuras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza