¿Por qué las polillas de las ciudades son cada vez más grandes?

Una investigación analiza como afectan los entornos urbanos al tamaño de las especies

La expansión de los grandes centros ubanos no solo afecta al paisaje, sino también a las diversas especies de animales e insectos que viven en las ciudades o en sus inmediaciones. Ahora, una investigación realizada por la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica ha analizado cómo afectan las secuelas del urbanismo (la contaminación lumínica y acústica, las especies invasoras...) a las distintas especies, y qué estrategias desarrollan para adaptarse a los nuevos hábitats urbanos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y lo que han observado es que una de las principales estrategias consiste en modificar su tamaño. Debido al aumento de las temperaturas en las ciudades, la mayoría de las especies tienen a evolucionar hacia un tamaño menor, ya que invierten más energía en el mantenimiento de su metabolismo y menos en el crecimiento. Un buen ejemplo de ello es la pulga de agua, cuyos especímenes que anidan en estanques urbanos son hasta un 44% más pequeños que los que viven en entornos rurales.

Pero hay excepciones a esta estrategia, como las polillas, las mariposas o los saltamontes, que en lugar de reducir su tamaño lo aumentan. Para especies como estas, que tienen que desplazarse constantemente, ser más grandes les facilita tener más movilidad y poder, así, encontrar nuevos hábitats.

Fuente: SINC.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades