Un estudio confirma que los gatos no son tan pasotas como creíamos

Disfrutan con la interacción de los seres humanos

Las personas que prefieren un perro a un gato suelen tener muy claros sus motivos: "son menos traicioneros", "son más cariñosos", "demuestran más empatía"... Casi todas las razones aluden a esa independencia que muestran los felinos, a los que parecemos importarles muy poco.

Pero una nueva investigación publicada en Behavioural Processes ha tirado por tierra esta teoría y ha demostrado que los gatos disfrutan de la interacción con los seres humanos. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores contaron con 50 gatos 'voluntarios' (una muestra muy reducida) caseros y también rescatados en circunstancias difíciles. Después, les privaron de determinados estímulos, como comida, interacción humana, olores y juguetes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando los investigadores les daban la posibilidad de interactuar con su estímulo favorito, los gatos escogieron a los seres humanos. Incluso por encima de la comida. Según explican los investigadores, "tal vez no compartan tu alegría con un sonido entusiasta o afecto físico, sin embargo, en el fondo, los gatos también sienten un vínculo inquebrantable con sus dueños".

Fuente: iflscience.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza