Observan a un oso polar comerse un delfín y congelar las sobras por primera vez en la historia

El cambio climático está dando lugar a situaciones insólitas

image
Crédito foto: Osos polares comienzan a comer delfines | Crédito foto: Jon Aars (Norwegian Polar Institute)

Un nuevo estudio publicado en Polar Research ha dejado perpleja a la comunidad científica. Si bien todos sabemos que el oso polar le hinca el diente a todo aquello que puede, hasta ahora no se le había visto nunca comiéndose un delfín según asegura un grupo de investigadores noruegos.

Aunque la primera fotografía se tomó en primavera de 2014, seis osos polares fueron vistos durante todo el verano y el otoño de ese año persistiendo en esta extraña actitud. Según los científicos del Instituto Polar Noruego, todos los delfines 'asesinados' pertenecían a la misma familia, que se vio atrapada bajo la capa de hielo. Una situación que fue aprovechada por estos osos que, sin pensarlo un momento, dieron caza a estos cetáceos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La cuestión es que ni los delfines suelen estar por esa zona, ni tampoco ellos son un plato habitual en la dieta de los osos. Los primeros se vieron atrapados en el Océano Ártico por el calentamiento global. A consecuencia de este cambio drástico en el ecosistema del océano, también se están configurando nuevas relaciones entre las especies, una situación que ira en aumento a medida de que el hábitat del oso polar vaya reduciéndose en el futuro.

Según declara Jon Aars, uno de los científicos que han observado este hecho en New Scientist, "esta situación nos ha sorprendido mucho, ya que los delfines nunca habían sido vistos en la zona. Pensamos que los osos polares los cazaron utilizando una técnica muy parecida a la que usan para matar focas". Esta técnica consiste en acercarse hasta agujeros en hielo con el fin de encontrar a su víctima. En este caso, en lugar de focas encontraron delfines, que aunque tienden a acercarse al fiordo de Svalbard en verano, nunca se habían visto tan al norte en primavera. Y mucho menos siendo víctimas de un carroñero oso polar que incluso hizo algo más insólito: tras ingerir la mayor parte del cetáceo, almacenó los restos de un par de ellos bajo la nieve con el fin de conservarlo para después, un comportamiento totalmente atípico en ellos.

Fuentes:

independent.co.uk | polarresearch.net | inquisitr.com | newscientist.com |

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias