La foto de la semana

Abandonada por su familia, fue rescatada por un fotógrafo

Rechazada por sus padres, dueños de un oscuro pelaje marrón, esta foca albina tenía un destino aciago muy claro: ningún miembro de su grupo le enseñaría a valerse por sí misma y ya comenzaba a mostrar signos de desnutrición. Afortunadamente un fotógrafo ruso la localizó y rescató en la isla de Tyuleniy, en el Mar de Okhotsk y la llevó al delfinario de Akvatoria, en Adler, Rusia. Allí la alimentaron y pronto quedó bautizada como Nafanya, por un personaje de dibujos animados de la era soviética que lucía un pelaje similar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hoy Nafanya crece feliz y hasta puedes verla a través de una cámara web del acuario...aunque en horario ruso, lo cual significa que a veces funciona y a veces no. Una vez terminada la cuarentena, Nafanya fue presentada a otras focas del acuario que la aceptaron sin problema.

El rechazo en el reino animal, por defectos genéticos, deformidades o simplemente por ser diferente como en este caso, es algo habitual. Pero con los animales albinos no siempre ocurre...aunque representa una gran desventaja ya que la sensibilidad a la luz, los problemas de visión y su facilidad para ser detectadas por depredadores, hace de ellos un blanco fácil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza