Cuidado con este sustituto del azúcar, puede ser mortal para perros

Les provoca hipoglucemia y puede causar la muerte en una hora

image
George Stroud/Express/Hulton Archive/Getty ImagesGetty Images

Aunque resulta obvio, nunca está de más vigilar cuidadosamente la alimentación de nuestras mascotas. Ahora, de acuerdo con la Administración de Fármacos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), hay que ser particularmente cuidadosos con un sustituto común del azúcar que se encuentra en numerosos productos.

El aviso se centra en el xilitol, un tipo de alcohol de azúcar que a veces se encuentra en alimentos sin azúcar. Aunque la sustancia es segura para los humanos, puede ser venenosa para los perros. En los últimos años, la FDA ha recibido informes de perros envenenados por comer alimentos que contienen xilitol.

Muchos de los envenenamientos se produjeron cuando los perros comían chicle sin azúcar, pero el xilitol también se puede encontrar en otros alimentos o productos de consumo, como dulces sin azúcar, bollería helados sin azúcar (sin grasa), pasta de dientes, jarabe para la tos y algunas cremas de cacahuate.

Cuando los perros comen xilitol, se absorbe rápidamente en el torrente sanguíneo y causa una rápida liberación de insulina, la hormona que ayuda a que el azúcar ingrese a las células. Este aumento de la insulina puede hacer que los niveles de azúcar en la sangre de los perros caigan en picado a niveles que amenazan la vida, una afección conocida como hipoglucemia. En los seres humanos, el xilitol no es peligroso, porque no estimula la liberación de insulina.

Las señales de intoxicación por xilitol en los perros, incluyen vómitos, debilidad, dificultad para caminar o ponerse de pie, convulsiones y coma. Suelen aparecer dentro de los 15 a 30 minutos de consumo, y las muertes se han producido en tan solo 1 hora.

Para proteger a su perro, la FDA recomienda revisar las etiquetas de los alimentos en busca de xilitol, especialmente si el producto se anuncia como sin azúcar o bajo en azúcar.

Esto también se aplica a los productos que no alimenticios, como la pasta de dientes, que un perro podría intentar comer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades