¿Sabíais que los arcoíris son circulares? Descubre esta y otras 5 curiosidades

No es extraño que cuando los dibujamos lo hagamos en forma de arco. Sin embargo, la naturaleza siempre guarda gratas sorpresas y nos las trae Mar Gómez, de Eltiempo.es

Full-circle rainbow, view from helicopter
Warren BolsterGetty Images

La naturaleza siempre nos reserva secretos que desconocíamos y es precisamente lo que ocurre con uno de los fenómenos más coloridos que el cielo nos regala: el arcoíris. Uno de ellos es su verdadera forma: circular. ¿Circular? Sí, la realidad es que, aunque no lo hayamos visto nunca su forma completa, los arcoíris tienen forma de circunferencia.

Si pensamos en su proceso de formación, debemos saber que este se produce por la reflexión de la luz solar en las gotas de lluvia situadas a 42º de ángulo de la posición del Sol (y su posterior refracción), es decir cuando este se encuentra bajo en el horizonte y a nuestra espalda. Sin embargo, cuando nos encontramos en la superficie terrestre, el horizonte corta este arco por la mitad de forma que por perspectiva solo podemos apreciar la mitad del fenómeno.

Además, cerca de la superficie terrestre no tenemos gotitas en suspensión que reflejen el Sol. Es por ello por lo que cuando nos elevamos lo suficiente y eliminamos el efecto traidor del horizonte encontramos la gama de colores en total plenitud conformando una circunferencia perfecta. Algo que pudimos ver en un vídeo de Twitter que se hizo viral a comienzos de mes y del que nos hicimos eco.

Pero además los arcoíris pueden ser dobles

Aunque son mucho menos frecuentes, puede darse la situación de ver un arcoíris doble, triple o incluso cuádruple. El más probable de ver de los tres es el arcoíris doble, en cuyo caso veremos un arcoíris con otro en su interior con los colores en sentido inverso y mucho más tenue.

Anton PetrusGetty Images

Incluso aparecer por la noche

Se llaman arcoíris lunares o blancos y se producen en este caso por la reflexión y refracción de la luz lunar sobre la lluvia o la bruma nocturna. Son muy tenues, ya que la luz lunar es muy escasa, pero al igual que los arcoíris diurnos, para poder verlos la luz de la Luna, debe estar a nuestra espalda.

Los hay hasta de “fuego”

Este tipo de arcoíris son algo diferentes: más cortos, de mayor espesor y sus colores no son causados por la refracción y reflexión de la luz solar en las gotas de lluvia sino a través de los cristales de hielo que podemos encontrar en las nubes cirros. Estos deben encontrarse alineados de forma horizontal y el sol debe estar a 58º de altura sobre el horizonte. Este fue captado en Carolina del Sur en 2015.

Twitter

Y podrás hacerlos desaparecer

Es bien sencillo si usas unas gafas polarizadas verás que el arcoíris desaparece ante tus ojos.

¡Nunca verás un arcoíris igual que otra persona!

Además, como cada persona observa el arcoíris desde un ángulo diferente nunca dos personas veremos a la vez exactamente el mismo arcoíris, básicamente porque dos personas no pueden encontrarse a la vez en el mismo lugar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades