Nidos que "hablan" en Doñana

Sirven para darse mensajes

image
Papalotes negros fotografiados por el propio Fabrizio Sergio (CSIC).

MIRA TAMBIÉN EL VÍDEO de la investigación.

Los papalotes negros, unas aves de rapiña que habitan en el Parque Nacional de Doñana, fabrican sus nidos de acuerdo a un sistema de señales para el resto de dichas aves de la zona. Así lo ha descubierto un equipo de científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que publica su trabajo en un artículo de la revista Science.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los investigadores, encabezados por Fabrizio Sergio, han comprobado que los pájaros que decoran sus nidos con las mayores cantidades de plástico blanco también producen el mayor número de crías, mantienen los mejores territorios y se defienden mejor contra los intrusos. Por ello, el equipo de Sergio apunta que las estructuras construidas por animales pueden servir como mecanismos de señalización con mucha más frecuencia que lo que se creía.

Tanto las hembras como los machos de los papalotes negros buscaban en su entorno materiales para decorar sus nidos unos 20 días antes de poner sus huevos. Según los responsables del estudio, su máximo interés a la hora de adornar sus nidos se centra en los pedazos de plástico blanco y, de hecho, parecen evitar otros materiales y colores.

Para llegar a esta conclusión, los científicos del CSIC llevaron a cabo una serie de experimentos de campo con 127 nidos de papalotes negros en Doñana. Monitorearon de cerca dichas decoraciones y descubrieron que los pájaros más fuertes en la mejor edad (de 7 a 12 años) decoraron sus nidos con una gran cantidad de plástico, mientras que los pájaros muy jóvenes y los más viejos casi no decoraron sus nidos.

Sin embargo, esta ostentación pública también tiene su lado negativo, ya que recibían más desafíos agresivos por parte de otros papalotes negros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Durante los experimentos, el equipo de Sergio añadió un poco de plástico blanco a varios de los nidos de los papalotes negros y descubrió que la gran mayoría de las aves rápidamente lo quitaban, demostrando que los pájaros no hacen una ostentación mayor de la que creen tener.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza