Se preñan ya preñadas

Las liebres no esperan a parir

image
A la vez. El embrión (arriba) comparte hábitat con sus hermanos ya “enteritos”.

A esto se llama aprovechar el tiempo. La liebre común no necesita esperar a parir una camada para engendrar otra. Esta capacidad, llamada de “superfetación”, ya se conocía, pero en el Instituto Leibniz de Zoología (IZW) de Berlín (Alemania) han precisado sus características. Kathleen Röllig y su grupo han observado que los nuevos embriones se forman en las trompas de la madre, donde aguardan el parto de sus hermanos para desplazarse y anidar en la matriz. De esta forma, las liebres pueden encadenar camadas y aumentar un tercio el número de crías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza