La vida no es solo sueño

Gracias a la ciencia, el perezoso de tres dedos va a paliar su fama de gandul.

image
Más despiertos. En la selva, el perezoso busca comida, se cuida de posibles enemigos y duerme menos que en cautividad.

El primer experimento llevado a cabo con animales en libertad ha demostrado que duermen una media de 9,63 horas diarias, seis horas menos que sus colegas en cautividad. Para obtener estos datos, Niels Rattenborg, del instituto alemán Max Planck, y su equipo colocaron dispositivos de encefalografía en miniatura a tres perezosos de la selva panameña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza