Hace más de 500 millones de años, en el antiguo y poco explorado microcontinente de Avalonia, vivió el antepasado de pulpos, sepias y calamares, organismos altamente evolucionados.

El hallazgo de un fósil en Canadá podría reescribir la historia evolutiva de los organismos invertebrados.

Los cefalópodos posiblemente más antiguos de la historia de la Tierra proceden de la península de Avalon, en Terranova (Canadá). Fueron descubiertos por científicos de la Tierra de la Universidad de Heidelberg.

Los fósiles, de 522 millones de años de antigüedad, podrían ser la primera forma conocida de estos organismos invertebrados altamente evolucionados, entre cuyos descendientes vivos se encuentran hoy especies como la sepia, el pulpo y el nautilus. Los resultados del estudio se han publicado en Nature. 

Sección longitudinal y transversal de los fósiles que podrían resultar ser la primera forma conocida de un cefalópodo. Crédito de la imagen: Gregor Austermann / Communications Biology

En ese caso, el hallazgo indicaría que los cefalópodos evolucionaron unos 30 millones de años antes de lo que se ha supuesto.

Un hallazgo anterior también en Canadá

Recreación del ‘Nectocaris pteryx’, de hace 500 millones de años. | Marianne Collins

En 2010, científicos también canadienses estudiaron fósiles de la especie a la que llamaron  ‘Nectocaris pteryx’, considerando que era el abuelo de todos los calamares, jibias y pulpos que habitan los océanos.

Esos fósiles se dataron en 500 millones de años atrás, en el periodo del Cámbrico medio. Lograron identificar a esta extraordinaria especie entre una inmensa colección de fósiles del yacimiento de Burgess Shale, una verdadera joya para explicar el origen de las especies. En Burgess Shale hay fósiles de organismos de cuerpo blando que vivieron en el planeta en el periodo crítico de la explosión de vida, el Cámbrico medio.

Un calamar carnívoro, antecesor del pulpo

Nectocaris tenían forma de cometa, era liso, con grandes ojos y un par de largos tentáculos que, según los investigadores, le ayudaban a cazar y comer a su presa. Además, apuntan que la criatura nadaba usando sus aletas laterales y, al igual que los cefalópodos modernos, se aceleraba por propulsión a chorro

Los nuevos fósiles estudiados parecen tener una antigüedad aún mayor.

«Si realmente son cefalópodos, tendríamos que retroceder el origen de los cefalópodos hasta el período Cámbrico temprano», afirma la Dra. Anne Hildenbrand, del Instituto de Ciencias de la Tierra. Junto con el Dr. Gregor Austermann, dirigió los proyectos de investigación realizados en cooperación con las Colecciones de Historia Natural de Baviera. «Eso significaría que los cefalópodos surgieron al principio de la evolución de los organismos multicelulares durante la explosión del Cámbrico».

Los caparazones calcáreos de los fósiles encontrados en el este de la península de Avalon tienen forma de cono alargado y están subdivididos en cámaras individuales. Éstas están conectadas por un tubo llamado sifúnculo.

Los cefalópodos fueron, por tanto, los primeros organismos capaces de moverse activamente hacia arriba y hacia abajo en el agua y, por tanto, de establecerse en el océano abierto como su hábitat.

Los fósiles son parientes lejanos de los nautilos con forma de espiral, pero difieren claramente en su forma de los primeros hallazgos y de los representantes aún existentes de esa clase.

 

«Este hallazgo es extraordinario», afirma el Dr. Austermann. «En los círculos científicos se sospechaba desde hace tiempo que la evolución de estos organismos altamente desarrollados había comenzado mucho antes de lo que se suponía hasta ahora. Pero faltaban pruebas fósiles que respaldaran esta teoría».

Según los científicos de Heidelberg, los fósiles de la península de Avalon podrían aportar esta prueba, ya que, por un lado, se parecen a otros cefalópodos primitivos conocidos, pero, por otro, difieren tanto de ellos que podrían formar un eslabón que condujera al Cámbrico temprano.

El antiguo y poco explorado microcontinente de Avalonia, que -además de la costa oriental de Terranova- comprende partes de Europa, es especialmente adecuado para la investigación paleontológica, ya que en sus rocas aún se conservan muchas criaturas diferentes del período Cámbrico.

Los resultados de la investigación sobre los fósiles de 522 millones de años se publicaron en la revista Nature «Communications Biology».

La provincia de Terranova y la Sociedad del Patrimonio Natural del Río Manuels, con sede allí, han prestado apoyo logístico. La publicación en formato de acceso abierto se realizó en el contexto del Proyecto DEAL.

Información bibliográfica completa

Hildenbrand, G. Austermann, D. Fuchs, P. Bengtson, W. Stinnesbeck: A potential cephalopod from the early Cambrian of eastern Newfoundland, Canada. Communications Biology (23 de marzo de 2021),