Un estudio de 1000 explosiones de supernovas detecta que algo no encaja en la expansión del Universo tal y como los astrofísicos la explican. Abre la pregunta de si hay algo que está impulsando la expansión del Universo y que no conocemos

El tamaño del universo y la  velocidad a la que se expande sigue siendo un enigma de gran discusión. Para calcularlo, lo estandarizado es utilizar la constante de Hubble, cuya primera medición fue realizada por el astrónomo estadounidense Edwin Hubble en 1929.

Hubble encontró una relación entre la velocidad a la que se expande el universo y la distancia a la que están los objetos, que es esencialmente: si una galaxia está al doble de distancia, la velocidad a la que se separa es el doble. Si están a cuatro veces de distancia, la velocidad es cuatro veces más rápida. Es decir, las galaxias se mueven más rápido cuanto más lejanas están. Esta es la base teórica. El movimiento de las galaxias separándose unas de otras es lo que genera que el universo esté en constante expansión.  

No existe un único método para medir la constante de Hubble ni un consenso sobre su valor. Por eso, la edad y el tamaño del universo continúan siendo un enigma. Y cuando los astrofísicos entran en los detalles del cálculo de la rapidez con la que se expandió el Universo en diferentes momentos de su historia, se encuentran con enormes  dificultades para conseguir modelos teóricos que coincidan con las observaciones.

El estudio de 1000 supernovas

Ha analizado el comportamiento de 1048 supernovas que explotaron en diferentes momentos de la historia del Universo

Para resolver este problema, un equipo dirigido por Maria Dainotti (Profesora Asistente en el Observatorio Astronómico Nacional de Japón y la Universidad de Posgrado de Estudios Avanzados, SOKENDAI en Japón y un científico afiliado en el Instituto de Ciencias Espaciales en los EE. UU.) ha analizado 1048 supernovas que explotaron en diferentes momentos de la historia del Universo.

Tras el estudio, han encontrado que los modelos más aceptados para explicar la expansión del Universo no encajan con lo que observan en las 1000 supernovas estudiadas. La velocidad a la que se mueven y desplazan no sigue la norma de la constante de Hubble, la más aceptada entre los astrofiísicos.

Según los investigadores, hacen falta más datos, que esperan obtener con futuras observaciones, de mayor calidad,  del Telescopio Subaru y otros observatorios con los que trabajan. Pero, si se confirman sus datos, María Dainotti explican que «esto podrían indicar que existe una física aún desconocida que trabaja en la escala cósmica». Algo que no conocemos estaría afectando a la expansión de las supernovas. Algo que no entra en los cálculos actuales, porque se desconoce..

El equipo descubrió que los modelos teóricos pueden coincidir con las observaciones si se permite que una de las constantes utilizadas en las ecuaciones, la constante de Hubble, varíe con el tiempo.

Hay varias explicaciones posibles para este aparente cambio en la constante de Hubble. Una posibilidad  es que existan sesgos de observación en la muestra de datos. Para ayudar a corregir posibles sesgos, los astrónomos están utilizando Hyper Suprime-Cam en el telescopio Subaru para observar supernovas más débiles en un área amplia. Los datos de este instrumento aumentarán la muestra de supernovas observadas en el Universo temprano y reducirán la incertidumbre en los datos.

Pero si los resultados actuales se mantienen en nuevas investigaciones, si la constante de Hubble está cambiando, eso abre la pregunta de si hay algo que está impulsando la expansión del universo y que no conocemos. Responder a esa pregunta podría requerir una versión nueva, o al menos modificada, de la astrofísica.

 

Te puede interesar