Por cielo y tierra, los rovers y los observadores que exploran Marte, se adentran en las dunas del planeta rojo en busca de señales de vida. 

Marte se ha puesto a tiro al fin para la NASA y las nuevas agencias de exploración del espacio. Desde hace 50 años, la búsqueda de vida microbiana, o restos de una vieja vida en Marte dejó de ser una fantasía de cómic para entrar en las agendas de las nuevas misiones espaciales.

La respuesta que los rovers marcianos como Perseverance y antes Curiosity, andan buscando es a una pregunta trascendente. No solo si hubo vida en Marte, responderían a si podría haberla en otros planetas menos castigados que el vecino rojo. Si la respuesta fuera afirmativa,  la Tierra perdería el privilegio de ser el albergue de vida universal.

El estudio de las dunas marcianas tiene que ver con eso, con perseguir el rastro de vida que pudo un día florecer en el hoy erial marciano. Uno de los objetivos de estudio son los antiguos campos de dunas del cráter Gale, territorio de exploración del rover Curiosity, antecesor de Oportunity.

Un equipo internacional dirigido por el Imperial College de London ha encontrado pruebas de antiguas dunas en Marte ahora “sumergidas” en el cráter.

duna de marte

Esta imagen de la cara descendente de la «Duna Namib» en Marte cubre 360 grados, incluyendo una porción del Monte Sharp en el horizonte.

Para descifrar cómo era el clima de Marte en el pasado, es posible escudriñar las rocas, y averiguar cómo era su superficie antes de que se depositaran.

En un nuevo artículo publicado en JGR: Planets, los investigadores de la misión Mars Science Laboratory de la NASA-JPL utilizaron el rover Curiosity  muestran sus descubrimientos investigando las  rocas dentro del cráter Gale.

Han encontrado pruebas de un campo de dunas antiguo, que hoy es una capa de rocas sobre el cráter.  Esas dunas se depositaron sobre lo que fue el lecho de un lago. Los restos de roca del campo de dunas se conocen hoy como la formación Stimson.

Del lago marciano al monte Sharp

Hace más de 3.500 millones de años este lago se secó, y los sedimentos del fondo del lago fueron exhumados y erosionados para formar la montaña en el centro del cráter, el actual Monte Sharp.

En los flancos de la montaña han encontrado pruebas de que tras el lago se formó un antiguo campo de dunas, lo que indica un clima extremadamente árido.

Los hallazgos ayudan a los científicos a comprender los procesos superficiales y atmosféricos -como la dirección en la que el viento arrastraba la arena para formar las dunas- y, potencialmente, cómo evolucionó el clima de Marte. Sobre todo, buscan pistas para saber si en algún momento aquel entorno pudo albergar vida microbiana antes de convertirse en un infierno inhabitable.

Observando las capas de roca conservadas a través de las imágenes recogidas por el rover Curiosity, los investigadores reconstruyeron la forma, la dirección de migración y el tamaño de las grandes dunas, también conocidas como draas, que ocupaban esa parte del cráter.

Los modelos muestran que las dunas estaban enclavadas junto al pico central del cráter Gale -conocido como Monte Sharp- en una superficie erosionada por el viento en un ángulo de cinco grados. La investigación también descubrió que son compuestas: grandes dunas que albergaban su propio conjunto de dunas más pequeñas que se desplazaban en direcciones diferentes a la duna principal.

Entender las dunas

El autor principal, el Dr. Steven Banham, del Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del Imperial, explica: «Cuando el viento sopla, transporta granos de arena de cierto tamaño y los organiza en montones de arena que reconocemos como dunas. Estas formas terrestres son comunes en la Tierra en desiertos arenosos, como el Sahara, el campo de dunas de Namibia y los desiertos árabes. La fuerza del viento y la uniformidad de su dirección controlan la forma y el tamaño de la duna, y las pruebas de ello pueden conservarse en el registro rocoso.

dunas en marte

Una imagen coloreada de dunas marcianas tomada por el explorador espacial Opportunity, de la NASA.

«Si hay un exceso de sedimentos transportados a una región, las dunas pueden ascender al migrar y enterrar parcialmente las dunas adyacentes. Estas capas enterradas contienen una característica llamada «lecho cruzado», que puede dar una indicación del tamaño de las dunas, y la dirección en la que estaban migrando. Al investigar estos lechos cruzados, pudimos determinar que estos estratos fueron depositados por dunas específicas que se forman cuando los vientos que compiten entre sí transportan sedimentos en dos direcciones diferentes.

Dos vientos cruzados, que compiten entre sí, impulsaron estas grandes dunas a través de las llanuras del cráter Gale hace tres mil quinientos millones de años.

La parte inferior del Monte Sharp está compuesta por antiguos sedimentos del lecho del lago. Estos sedimentos se acumularon en el lecho del lago cuando el cráter se inundó, poco después de su formación hace 3.800 millones de años.

El Curiosity ha pasado gran parte de los últimos nueve años investigando estas rocas en busca de signos de habitabilidad.

Sin embargo, los nuevos hallazgos sugieren que el antiguo campo de dunas podría haber sido menos propicio para la vida de lo que se pensaba. El Dr. Banham dijo: «La vasta extensión del campo de dunas no habría sido un lugar especialmente hospitalario para que vivieran los microbios, y el registro dejado atrás raramente conservaría pruebas de vida, si es que la hubo».

dunas en Marte

Un mar de dunas oscuras, esculpidas por el viento en largas líneas, rodea el casquete polar norte de Marte. En esta imagen de falso color, las zonas con temperaturas más frías se registran en tonos más azules, mientras que las características más cálidas se representan en amarillos y naranjas. Así, las dunas oscuras, calentadas por el sol, brillan con un color dorado. Esta imagen cubre un área de  30 kilómetros de ancho.
Esta escena combina imágenes tomadas durante el período comprendido entre diciembre de 2002 y noviembre de 2004 por el instrumento Thermal Emission Imaging System del orbitador Mars Odyssey.

«Esta arena del desierto representa una instantánea del tiempo dentro del cráter Gale, y sabemos que el campo de dunas fue precedido por lagos – sin embargo, no sabemos lo que recubre las areniscas del desierto más arriba del Monte Sharp. Podrían ser más capas depositadas en condiciones de aridez, o podrían ser depósitos asociados a climas más húmedos. Tendremos que esperar y ver».

Los rovers en Marte están permitiendo a los investigadores explorar el planeta con más detalle que nunca. El Dr. Banham añadió: «Aunque los geólogos llevan 200 años leyendo rocas en la Tierra, sólo en la última década, aproximadamente, hemos podido leer rocas marcianas con el mismo nivel de detalle que en la Tierra».

Te puede interesar