Cuando miramos las estrellas de un bellísimo cielo nocturno, también estamos observando el pasado del cosmos. De ahí que una de las grandes preguntas que podemos hacernos es si alguna de las estrellas que miramos es ya un cadáver descompuesto en polvo y gas por los siglos de los siglos. ¿Estamos viendo estrellas muertas?

Qué estrellas vemos

Tenemos un mapa de las estrellas que nos rodean y cuál es su posición en el universo respecto al sistema solar. Las estrellas más cercanas a nosotros no siempre son las que podemos ver,  ya que lo que es visible está determinado por una combinación de distancia y brillo intrínseco de la estrella.

Cuando observamos una estrella, realmente lo que está ocurriendo es que la luz que esa estrella emite ha llegado a nosotros, a la Tierra, sus observadores. La luz que nos llega completó un viaje de varios años luz en todos los casos. Así que no es absurdo plantearse que quizá cuando llega esa luz a nosotros la estrella que la originó ya se ha desintegrado.

Una estrella que se encuentra a 100 años luz de distancia tardará 100 años antes  de que veamos su luz, así que, paradójicamente, la estrella que nosotros estamos viendo es una estrella del pasado, tal y como era hace 100 años. ¿Y si en ese tiempo la estrella ha muerto?

Su larga vida minimiza la probabilidad de que esté muerta

Sin embargo, las  estrellas  pueden vivir  mínimo 1 o 2 millones de años en total, otras viven millones y miles de millones de años. En condiciones ideales en la Tierra, apenas podemos ver aproximadamente 9.000 estrellas a simple vista. Son poquísimas respecto a las que realmente hay frente a nuestros ojos.

Por ejemplo, la constelación de Casiopea es familiar para los observadores del cielo  como una gran «W», pero en verdad la constelación contiene muchos miles de estrellas que son más débiles e imposibles de ver sin equipo astronómico. La estrella a simple vista más lejana de todas, V762 Cassiopeiae, se puede encontrar ligeramente por debajo de la segunda «V» en forma de «W».

 

La más cerca a la Tierra es Alpha Centauri : a 4,3 años luz de distancia

 

¿Betelgeuse está muriendo?

Una de las estrellas que a veces se considera candidata a ser ya un cadáver o estar a punto de acabar sus días es Betelgeuse. Sin embargo, las observaciones del Telescopio Espacial Hubble de la NASA han mostrado  que la atenuación inesperada de la estrella supergigante Betelgeuse probablemente fue causada por una inmensa cantidad de material caliente expulsado al espacio, y que formó una nube de polvo que bloqueó la luz que nos llegaba de ella. Los astrofísicos consideran que solo hay 1 probabilidad entre 4.000 de que Betelgeuse haya muerto.

La región sur de Betelgeuse se hizo más débil varios meses a fines de 2019 y principios de 2020. En los dos primeros paneles, como se ve en luz ultravioleta con el Hubble Telescopio espacial, una gota de plasma brillante y caliente es expulsada de la superficie de la estrella. En el panel tres, el gas expulsado que sale se expande rápidamente hacia afuera. Se enfría para formar una enorme nube de granos de polvo que oscurecen la estrella. El panel final revela la enorme nube de polvo que bloquea la luz (vista desde la Tierra) de una cuarta parte de la superficie de la estrella. Crédito de la ilustración: NASA, ESA y E. Wheatley (STScI

Las probabilidades acumuladas de que una estrella visible desde la Tierra  ya haya muerto son escasas: menos de ~ 1%.

La misión espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea ha trazado las posiciones y ubicaciones tridimensionales de más de mil millones de estrellas en nuestra galaxia, la Vía Láctea y es muy probable que unos cientos de esas estrellas detectadas por Gaia hayan muerto ya. Sin embargo, la mayoría de ellas no son visibles a simple vista y probablemente se encuentren a decenas de miles de años luz de distancia

Es casi seguro que todas las estrellas que podemos ver siguen vivas, y lo seguirán estando más allá del tiempo que nuestra especie continúe mirando el cielo nocturno.