Famosos por la Ciencia: El Hombre de Negro

Sus experimentos son uno de los minutos de oro de El Hormiguero (Antena 3). Él tiene un lema: La ciencia es un espectáculo. Puede hacer un lanzallamas con un pepino y bacón, y quemarse a lo bonzo sin una sola quemadura. Tras el show hay física, química y un auténtico máster de las ciencias que se reveló ante Quo

"El Hombre de Negro no cuenta ovejas cuando duerme, ¡las mata!” Las más que ingeniosas frases que ensalzan la dureza extrema del Hombre de Negro (álter ego del mismísimo Chuck Norris) llegan en oleadas a El Hormiguero (Antena 3), el programa dirigido por Pablo Motos en el que Pablo Ibáñez exhibe ciencia en formato explosivo. Ibáñez es un anónimo tras las gafas oscuras y un abrigo de cuero negro que refulge con los focos y que: “Pedí que se pareciera al de Van Helsing”. Licenciado en Ciencias Empresariales, aficionado a la pintura, la escultura y la música, se mueve a gusto dentro de un personaje de tipo más duro que el turrón. Pero el andamiaje de sus experimentos tiene que ver con sus superpoderes: un equipo de tres científicos y dos ayudantes de producción que trabajan codo a codo con él y J. Marron en jornadas de 12 horas a destajo, para servir al público ese experimento diario que solo dura cinco minutos en antena y que resulta un cóctel “al límite”, sin efectos especiales.

El seguro anticatástrofes  

Y precisamente esa ciencia extrema durante seis años de programa es responsable de que hoy Pablo Ibáñez sea el Hombre de Negro: “Nace por seguridad”, afirma Pablo en nuestro tuit-encuentro de #QuoandTuits, “Hubo un día en que hicimos un experimento con gas metano y espuma. Estaban como invitados Boris Izaguirre y Juan José Millás. La espuma era muy inflamable. Cuando Boris estaba cerca, Millás prendió fuego antes de tiempo y Boris se quemó el pelo. Ahí se decidió que yo estuviera presente para evitar accidentes”. Al igual que Spider-Man y Batman, el personaje evolucionó “a demanda del público. Al principio ni siquiera hablaba”, hasta tener espacio propio (uno de los minutos de oro del programa) y coordinar las secciones de Ciencia y Arte a lo Bestia.

Esto, para los optimistas, puede demostrar que la Ciencia, ese “arte” tan menospreciado por la parrilla, puede ser el producto estrella en un horario tan difícil como el prime time. Pero ¿eso cómo se hace? “Estudiando mucho, leyendo más y preguntando a los científicos, que son los que saben ”, confiesa.

Hasta que podamos disfrutar de un espacio propio en parrilla reservado a la ciencia, el espectáculo debe continuar. ¿Y qué mejor que vestidos de negro para la ocasión?.

**Te dejamos el making off, ¿Cómo se hizo el reportaje del Hombre de Negro?. También puedes disfrutar en vídeo la entrevista que le hizo nuestra compañera Aurora Ferrer.

 

Entrevista de Aurora Ferrer

 
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡IMPORTANTE!

No intentes estos experimentos en casa sin la supervisión de un experto y con el equipo de seguridad necesario!! El Hombre de Negro tiene un equipo de científicos que vigilan y protegen su seguridad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuando quiere ver la tele en la bañera, se mete con ella en el agua... y no le pasa nada. ¿Por qué?

Porque para conducir la electricidad, el agua necesita sales minerales, y si está destilada, no las lleva. La bañera en la que se mete el Hombre de Negro contiene agua destilada. En las sustancias conductoras, los electrones se mueven fácilmente, como ocurre en los metales y en el cuerpo humano.

El agua del grifo contiene sales minerales que se dividen en iones al disolverse. Estos iones tienen carga y, por tanto, permiten el paso de la corriente, por lo que introducir cualquier aparato eléctrico resultaría muy peligroso. La molécula de agua por sí misma no tiene carga eléctrica y no puede transportar carga de un punto a otro. Así, el agua pura se comporta como una sustancia aislante, igual que la madera y el plástico.

¿Por qué el agua destilada no se puede beber? Precisamente, por la carencia de sales minerales que sí contiene el agua del grifo. Es decir, el beber agua destilada no impide la deshidratación, y beber agua con muy poca mineralización produce graves enfermedades, entre ellas problemas cardíacos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Se prende fuego a lo bonzo… y no se quema. ¿Por qué?

La llama de una cerilla puede alcanzar los 240ºC, y esta es una temperatura que no resiste la piel humana. Pero si hacemos una mezcla determinada de alcohol y agua, la magia empieza a funcionar. Esto es lo que se echa en el cuerpo el Hombre de Negro y que sirve, durante unos segundos, como aislante.

La mezcla de alcohol con agua es inflamable, pero la temperatura de combustión del alcohol es  menor. Mientras el alcohol arde, parte del calor generado se utiliza para calentar el agua. Hasta que esto se produce, la temperatura de combustión de la mezcla es baja y no quema durante unos segundos.

¿Por qué en las combustiones se emite calor?

La combustión se refiere a las reacciones químicas que se establecen entre cualquier compuesto y el oxígeno. En ese proceso rápido y violento se desprenden energía lumínica y calórica.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lanzó un avión de papel en 1984… y aún no ha parado. ¿Por qué?

Para que un avión vuele es necesario que se autopropulse hacia adelante de modo que, por su aerodinámica, se genere una fuerza de sustentación que lo mantenga en suspensión.

Se puede generar una fuerza de sustentación adicional al perseguir un avión de papel con una superficie plana vertical. Con un poco de habilidad, se puede generar también una corriente de aire continua que puede hacer que se mantenga flotando indefinidamente.

¿Por qué los aviones no agitan las alas como los pájaros?

Los primeros modelos de Da Vinci incluían alas batientes que imitaban el vuelo del murciélago, pero demostraron ser poco eficientes en comparación con el planeo propulsado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuando recibe una carta, la lee sin abrir el sobre. ¿Cómo lo hace?

Cuando un rayo de luz incide en un entramado de fibras de celulosa con aire entre ellas, como un sobre, el rayo se desvía al sufrir múltiples reflexiones internas, de modo que tiene muchas posibilidades de salir por donde ha entrado; eso implica que sea imposible ver el contenido interno de la carta. Pero si mojamos el sobre con ciclohexano, rellenamos todos los huecos de aire que hay entre las fibras. Cuando un rayo, en vez de pasar del aire a la celulosa pasa del líquido a la celulosa, parte penetra la superficie del sobre, lo que nos permite ver su contenido. Al evaporarse, el ciclohexano no deja ningún rastro en el sobre porque sus moléculas son apolares y no interactúan con las moléculas del papel.

¿Por qué se puede uno ‘emborrachar’ con ciclohexano sin bebérselo?

La inhalación de los vapores del ciclohexano puede producir somnolencia y vértigo. Se genera, por tanto, una alteración del sistema nervioso central parecida a la que produce el alcohol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuando se lava las manos usa nitrógeno líquido…. y no le pasa nada. ¿Por qué?

Cuando sobre una superficie se coloca una gota de un líquido volátil cuyo punto de ebullición es mucho menor que el de la temperatura de la superficie, la gota no se evapora instantáneamente. Lo que ocurre es que se forma una capa de vapor debajo de la gota que hace que no desaparezca durante unos instantes. Esto se conoce como efecto Leidenfrost. El nitrógeno líquido está a -196ºC. En un breve contacto con la palma, que está mucho más caliente, parte se evapora, lo que crea una capa de nitrógeno gaseoso que le protege un instante y él inmediatamente se lo sacude de la mano.

¿Por qué se mantiene el nitrógeno líquido tan frío dentro de la bombona?

Los gases se transportan habitualmente en contenedores que los mantienen a una presión superior a la atmosférica. Bajo dicha presión, estos gases se licúan y su temperatura desciende.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuando quiere encender una vela, la señala con el dedo y se enciende. ¿Cómo lo hace?

Un generador Van der Graaf es una máquina capaz de generar electricidad estática mediante la fricción de una goma elástica que va girando. La carga estática va cargando una esfera metálica que posee en la parte superior, y al acercarle la toma de tierra se genera una chispa.

Al tocar el Van der Graaf, el cuerpo humano se carga con electricidad estática. Si conectamos la toma de tierra del aparato a una vela, se puede generar una chispa que inicie la combustión al apuntar con el dedo a la mecha.

¿Arde el oxígeno?

El oxígeno no es inflamable, es decir, no arde; pero sí participa en la combustión oxidando el combustible. Cualquier combustión necesita de la presencia de, al menos, un 5% de oxígeno. Cuando esta cantidad es mayor, la combustión es más rápida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hizo un lanzallamas con un pepino y una loncha de bacón. ¿Cómo?

Una lanza térmica es una herramienta que se utiliza en demoliciones para fundir acero, ya que penetra en prácticamente cualquier material gracias a la temperatura que llega a alcanzar. Habitualmente, consiste en una pistola de hierro rellena de un haz de varillas de hierro enriquecido con magnesio. Estos metales son sorprendentemente inflamables cuando se les inyecta oxígeno puro, lo que genera grandes cantidades de calor según se van consumiendo.

Las varillas de hierro se pueden sustituir por una loncha de bacón dentro de un pepino. El bacón engorda porque contiene mucha energía química en sus proteínas y en su grasa. Al quemarse en presencia de oxígeno, la energía se libera rápidamente y se pueden alcanzar los 3.500ºC capaces de fundir el metal.

La grasa como combustible

En una decapadora tradicional, insertamos un pepino previamente agujereado. Ya tenemos el arma preparada, pero ahora nos falta el combustible; papel que cumple la grasilla del bacón. Al inyectar el oxígeno puro, se produce la llamarada al contacto con la grasa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El equipo de ‘el hormiguero’

Tres físicos (Víctor Hevia, Gaspar M. Fernández y Lucía García) y dos ayudantes de producción (Mario Rodríguez y María Pérez) forman parte del equipo científico del Hombre de Negro. Ellos se encargan de llevar la Ciencia y Arte a lo bestia del programa. Buscan las ideas para los experimentos, solucionan sus necesidades de producción, hacen las pruebas y apoyan en el plató durante el programa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Quién hay tras las gafas?

Pablo Ibáñez, un enamorado del arte, la música, la pintura, la escultura... y la ciencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Personajes