En el pasado, nuestro planeta estuvo formado por diversos supercontinentes. El último de ellos fue Pangea, y se calcula que se resquebrajó hace aproximadamente 180 millones de años. Pero las placas tectónicas siguen moviéndose y todo hace pensar que en un futuro más o menos lejano (unos 250 millones de años), los actuales continentes volverán a unirse en uno que los englobe a todos.

Pero, ¿cómo será ese supercontinente? Existen cuatro posibilidades, y un equipo de geólogos de las universidades de Lisboa y Bangor, en el Reino Unido, las han resumido todas en un artículo publicado en The Conversation.

1

Novopangea

Facebook

Si las placas del Atlántico seexpanden, y las del Pacífico se contraen (que es lo que sucedeactualmente), el continente americano colisionaría primero con laAntártida y Australia. Y, luego, lo haría con Eurasia y África.Todo indica que este será el escenario más probable.

2

Pangea Última

Facebook

Pero podría ocurrir que esa expansiónde las placas del Atlántico se revirtiese y que empezaran acontraerse. Eso haría que el continente americano fuese atraídohacia Eurasia y Africa, que quedarían unidas. El Atlánticoquedaría reducido a una especie de gran lago en el interior de estesupercontinente.

3

Aurica

Facebook

Asia se desgarraría, dando lugar a un nuevo océano, y se uniría a Australia. El conjunto resultante acabaría fusionándose con las dos Américas. Y, finalmente, África y Europa también acabarían uniéndose.

4

Amasia

Facebook

El último escenario es completamentediferente. Muchas placas tectónicas (como las de África yAustralia) se mueven hacia el norte. Según este modelo, los continentes se unirían en el hemisferio norte del planeta. Salvo laAntártida, que quedaría aislada al sur.

Vicente Fernández López