Tras sobrevivir al aterrizaje, el rover Perseverance de la NASA comenzará a buscar antiguos restos de bacterias en la superficie de Marte

La nueva misión de la NASA a Marte colocará al rover Perseverance en su superficie para que pueda recoger muestras que después volverán a la Tierra para su análisis. Todo esto, después de superar los siete minutos de terror del aterrizaje en el planeta rojo. Su primera misión: buscar marcianos.

La búsqueda de vida en Marte no es nueva. Empezó hace hace casi cuatro décadas, cuando la NASA envió a Marte dos naves espaciales, los módulos Viking, que se posaron sobre su superficie con éxito.

Sigue en directo el aterrizaje del Perseverance (NASA)

Al principio, los módulos Viking enviaron datos que parecían concordar con la presencia de organismos similares a las bacterias en el suelo. Sin embargo los análisis posteriores aguaron la fiesta y las conclusiones de la NASA fueron que, probablemente, no había vida en el planeta rojo.

Si bien la búsqueda de vida no es la única misión de las sondas en Marte, esta respuesta es frustrante y ambigua, especialmente cuando se trata de un experimento que cuesta mil millones de dólares. Por eso la NASA tiene una nueva estrategia con el rover Perseverance.

Así serán los siete minutos de terror del Perseverance

El Perseverance no busca signos químicos de metabolismo. como hicieron las sondas Viking. En su lugar, si aterriza con éxito, el Perseverance recorrerá los desolados paisajes de Marte en busca de sedimentos. Igual que ocurre con los fósiles en la Tierra, los sedimentos marcianos podrían contener pistas sobre los organismos que se podrían haber habitado sus mares, hoy desaparecidos.

Los mares de Marte

El razonamiento es que si Marte tuvo alguna vez vida, los organismos muertos seguramente superarán en número a los vivos y, por tanto, es más probable encontrarlos.

El lugar de aterrizaje propuesto para Perseverance, el cráter Jezero, parece una antigua cuenca lacustre alimentada por un río seco, un terreno ideal para buscar los restos disecados de los primeros habitantes microscópicos.

Además, a diferencia de otras misiones, las muestras recogidas por el Perseverance serán devueltas a la Tierra por una futura misión, para ser analizadas en laboratorios terrestres. Esto quiere decir que habrá que esperar. Si se encuentran marcianos, no lo sabremos hasta que los hayamos traído a la Tierra, al menos, sus cadáveres.

Por qué son importantes las bacterias marcianas muertas

El descubrimiento de restos de bacterias marcianas, si se encuentran, sería la primera prueba de la historia de la existencia de vida fuera del planeta Tierra, y cambiaría para siempre la visión de la humanidad sobre su propia importancia.

Sin embargo, hay algo aún más interesante. Si la vida (muerta) que se encuentra en Marte está emparentada con la vida terrestre, es decir, si tienen un ADN similar, el descubrimiento podría apuntar a que la vida puede viajar accidentalmente entre mundos, viajando a lomos de asteroides.

¿Cuántas civilizaciones hay en la Vía Láctea? Según un estudio, 36

Una vuelta de tuerca aún más interesante se produciría si los análisis demuestran que la vida en la Tierra y en Marte tuvieron orígenes diferentes. Eso implicaría que la vida es común en el cosmos, y se puede desarrollar en varios sitios independientemente. Las posibilidades de encontrar civillizaciones inteligentes en la galaxia se multiplicarían.

Si el Perseverance encuentra vida en Marte tendremos que olvidar nuestras pretensiones de ser especiales, privilegiados, de que los humanos son la única especie consciente en el universo, y que hay alguien más allá, sean simples bacterias o civilizaciones de seres superinteligentes.