El origen de la biodiversidad

Un nuevo estudio ha revelado los orígenes y la evolución de los planos corporales de los animales. 

image
Un fósil de trilobite del periodo Cámbrico del norte de Groenlandia. Los trilobites son uno de los primeros grupos de animales que aparecen en el registro fósil. Crédito imagen: Jakob Vinther, Universidad de Bristol.

Los animales evolucionaron a partir de antepasados unicelulares, diversificándose en treinta o cuarenta diseños anatómicos distintos. Cuándo y cómo surgieron estos diseños ha sido el centro de debate, centrado tanto en la velocidad del cambio evolutivo, como en los mecanismos mediante los cuales se produjero el cambio evolutivo fundamental.

¿Acaso los planes corporales de los animales surgieron durante eones de cambio evolutivo gradual, como sugirió Darwin, o son fruto de un explosivo episodio de diversificación durante el Período Cámbrico, hace unos 500 millones de años?

Un equipo de científicos, liderados por Philip Donoghue, abordó esta cuestión compilando exhaustivamente la presencia y la ausencia de miles de características de todos los grupos de animales vivos. Los resultados se han publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

“Esto nos permitió crear una biblioteca para los planos del cuerpo animal – explica Donoghue en un comunicado –, cuantificando sus similitudes y diferencias. Nuestros resultados muestran que el cambio evolutivo fundamental no se limitó a un estallido de experimentación evolutiva gradual como predijo Darwin, sino de manera intermitente a lo largo de su historia evolutiva. Nuestros resultados son importantes porque resaltan los patrones y las vías en las que evolucionaron las distintas configuraciones. Muchos de los animales con los que estamos familiarizados hoy en día son objetivamente extraños en comparación con las maravillas extrañas del Cámbrico. Pero por ejemplo, las mariposas y las aves, son más extrañas que cualquier cosa que haya vivido en los océanos primigenios”.

Por su parte, la coautora Jenny Greenwood, quería averiguar cuál de los muchos mecanismos genéticos propuestos impulsaba la evolución de los planos corporales de los animales.

“Hicimos esto recopilando datos sobre los diferentes genomas, proteínas y genes reguladores que poseen los grupos de animales vivos – concluye Greenwood –. Las diferencias en los diseños anatómicos se correlacionan con los conjuntos de genes reguladores, pero no con el tipo o la diversidad de proteínas. Esto indica que es la regulación genética de la embriología lo que precipitó la evolución de la biodiversidad animal” .

Estudio: Evolution of metazoan morphological disparity.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias