La flora intestinal clave para fabricar sangre universal

Permitiría convertir la sangre de tipo A y B en O, hasta 30 veces más eficientemente que las enzimas estudiadas previamente.

image
Detalle de la flora bacteriana vista a través de un microscopio. Crédito imagen: Nicola Fawcett

Cada vez son más frecuentes los llamamientos del Centro de Hemoterapia y Hemodonación (Chemcyl) para donar sangre del tipo 0+ debido a su escasez.

Ahora, un grupo de científicos, liderados por Stephen Withers, ha presentado un nuevo estudio en el marco de la 256ª Reunión y Exposición Nacional de la American Chemical Society (ACS). En él describen el hallazgo de unas enzimas capaces de convertir la sangre de tipo A y B en 0, hasta 30 veces más eficientemente que las enzimas estudiadas previamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Hemos estado particularmente interesados en las enzimas que nos permiten eliminar los antígenos A o B de los glóbulos rojos – señala Withers –. Si podemos eliminar esos antígenos, que son sencillamente azúcares simples, entonces será posible convertir sangre tipo A o B en 0 . Para ello es necesario encontrar enzimas eficaces y selectivas que también sean seguras y económicas”.

Para ello el equipo de Withers utilizó la metagenómica. “Gracias a esta disciplina es posible seleccionar los organismos de un entorno y extraer la suma total del ADN de esos organismos mezclados”, añade el experto.

Lanzar una red tan amplia permite que el equipo de Withers analice los genes de millones de microorganismos sin la necesidad de llevar a cabo cultivos individuales. Luego usan la bacteria E. coli para seleccionar genes que contienen ADN capaces de codificar enzimas que pueden romper los residuos de azúcar. Así, en lugar de utilizar la metagenómica como un medio para aprender sobre la ecología microbiana, Withers la usa para descubrir nuevos biocatalizadores.

Los resultados mostraron diferentes enzimas candidatas para esta tarea en el microbioma intestinal humano. Las proteínas glucosiladas llamadas mucinas se alinean en la pared intestinal, proporcionando azúcares que sirven como puntos de unión para las bacterias intestinales y ayudan en la digestión. Algunos de los azúcares de la mucina son similares en estructura a los antígenos en sangre de tipo A y B. Los científicos se centraron en las enzimas que las bacterias usan para arrancar los azúcares de la mucina y encontraron una nueva familia de enzimas que son 30 veces más efectivas para eliminar los antígenos de los glóbulos rojos que los candidatos conocidos previamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Soy optimista respecto al hallazgo de un candidato muy interesante para ajustar la sangre donada a un tipo común – concluye Withers –. Por supuesto, tendrá que pasar por muchos senderos clínicos para asegurarse de que no tenga consecuencias adversas, pero es algo muy prometedor”.

El equipo ha publicado un vídeo sobre la investigación para profundizar más en el tema.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias