A los dinosaurios le gustaban los perfumes

Las esencias de las primeras flores les habrían atraído, según los expertos.

image
La flor glandular de laurel (Cascolaurus burmensis) ya extinta, fue una de las estudiadas por los expertos. Crédito imagen: Universidad de Oregon

Los compuestos que se encuentran en los perfumes llevan provocando estímulos olfativos desde que los dinosaurios recorrieron la Tierra, cuando aparecieron las primeras plantas con flores.

George y Greg Poinar, padre e hijo y expertos de la Universidad de Oregon, hallaron evidencia de que los olores florales se originaron hace unos 100 millones de años para atraer a los polinizadores, un papel que aún hoy desempeñan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Apuesto a que algunos de los dinosaurios podrían haber detectado los aromas de estas primeras flores – señala George Poinar en un comunicado – . De hecho, las esencias de estas primeras flores podrían incluso haber atraído a estos reptiles gigantes”.

Según el estudio, publicado en Historical Biology, los autores analizaron flores conservadas en ámbar de Birmania, incluyendo la flor de laurel glandular (Cascolaurus burmensis) y la flor estrella veteada (Tropidogyne pentaptera).

“No se pueden detectar aromas ni analizar los componentes químicos de las flores fósiles – agregan los responsables –, pero se pueden encontrar los tejidos responsables de los olores y estos incluyen nectarios, tricomas glandulares y osmóforos”.

Los nectarios son glándulas que producen fragancias y depósitos dulces que seducen a los insectos. Los tricomas glandulares son pelos con células que producen y emiten productos secretores perfumados, mientras que los osmófobos, también conocidos como glándulas de fragancia floral, son grupos celulares que se especializan en la emisión de fragancias.

El estudio también descubrió que los tejidos secretores de estas flores del Cretácico son similares en estructura a los de sus descendientes modernos. Eso sugiere que las flores modernas y las antiguas, de los mismos linajes, producían esencias similares.

"Es obvio que las flores estaban produciendo olores para ser más atractivas para los polinizadores mucho antes de que los humanos comenzaran a usar perfumes para ser más atractivos para otros humanos", concluyen los autores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias