Nuestro primer recuerdo probablemente es falso

Un estudio señala que casi un 40% de las personas recuerdan hechos de forma indirecta

image
Muchas veces, las fotos o las anécdotas que escuchamos de otros se convierten en nuestras propias memorias. Crédito imagen: Irudayam

La ciencia actual indica que los recuerdos más antiguos de las personas son de cuando teníamos entre tres y tres años y medio. Sin embargo, un reciente estudio, realizado por expertos de las universidades de Londres, Bradford y Nottingham Trent, descubrió que el 38,6 % de los participantes de una encuesta, afirmaron tener recuerdos de cuando tenían dos años o menos. De hecho, de los 6.641 voluntarios, 893 señalaban albergar memorias anteriores a su primer cumpleaños. Esto era particularmente frecuente entre adultos de mediana edad y adultos mayores.
Para investigar los primeros recuerdos de las personas, los científicos les pidieron a los voluntarios que detallaran su primer recuerdo y su edad en ese momento. Se les dijo a los participantes que la memoria en sí tenía que ser una que estuvieran seguros de recordar. No debía basarse en, por ejemplo, una fotografía familiar, una historia u otra fuente que no fuera la experiencia directa.

A partir de estas descripciones, los investigadores examinaron el contenido, el lenguaje, la naturaleza y los detalles descriptivos de las memorias más antiguas y de ellas se evaluaron las posibles razones por las cuales algunos afirman poseer recuerdos de una edad a la que aún no se forman.

Como muchos de estos recuerdos datan antes de la edad de los dos años o menos, los autores sugieren que estos recuerdos ficticios se basan en fragmentos recordados de experiencias tempranas, como un juguete, relaciones familiares y sentimientos tristes, y algunos hechos o conocimientos sobre su propia infancia que pueden haberse derivado de fotografías o conversaciones familiares.

Como resultado, lo que muchos voluntarios tenían en mente al recordar las primeras memorias era una representación mental formada por fragmentos de experiencias tempranas y algunos hechos o conocimientos sobre su propia infancia, en lugar de recuerdos reales.
Con el tiempo, tales representaciones mentales se vuelven experienciales cuando vienen a la mente y, por lo tanto, para el individuo, simplemente son "recuerdos" con un contenido fuertemente vinculado a una época determinada. Los resultados se han publicado en Psychological Science.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias