La evidencia física más antigua de una venganza

Habría ocurrido mil años atrás

image
Cráneo recuperado en la cueva de Jerusalén. Crédito imagen: Clara Amit, IAA

La venganza es un plato que se sirve frío…pero esperar mil años para descubrirla parece mucho tiempo. De acuerdo con Yossi Nagar, antropólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel, existe un texto de principios del siglo XX que describe la historia de un antiguo caso de venganza: una familia beduina recibió la cabeza y la mano derecha de uno de sus miembros, el cual había cometido un asesinato. Precisamente esas fueron las dos partes, un cráneo y una mano, que se descubrieron en una cueva en las colinas de Jerusalén. La datación de carbono 14 ubica los restos óseos en el siglo X.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según los investigadores, la tapa del cráneo muestra signos de dos lesiones traumáticas que finalmente sanaron, evidencia de violencia previa experimentada por la víctima, así como una pequeña marca de corte causada cerca de la hora de la muerte y un golpe una espada que causó una muerte segura e inmediata.

El equipo de Nagar señala que, dado que se trata de una persona, de entre 25 y 40 años, que estuvo involucrada anteriormente en incidentes violentos y que murió a consecuencia de un golpe, se puede concluir que es la evidencia más temprana de venganza sangrienta descubierta hasta la fecha.
Más información: Comunicado de la Universidad Bar Ilan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias