Un nuevo dinosaurio muestra el vínculo entre África y Europa

También permitirá responder a otras incógnitas, como qué animales vivían en el continente y con qué especies se relacionaban más estrechamente

image
El Mansourasaurus shahinae en el África del Cretácico. Crédito imagen: Andrew McAfee, Carnegie Museum of Natural History

En lo que respecta a los últimos días de los dinosaurios, África es como una página en blanco. Hasta ahora, los fósiles del Cretácico hallados en África, son pocos y distantes, en tiempo y en el espacio. Eso significa que el curso de la evolución de los dinosaurios que habitaron esta región son un misterio. Pero eso está cambiando. Un reciente estudio, publicado en Nature Ecology and Evolution, describe una nueva especie de dinosaurio, hallado la zona egipcia del desierto del Sahara, que ayudará a llenar las páginas en blanco. Se trata de un herbívoro de cuello largo, con placas óseas incrustadas en la piel al que han bautizado: Mansourasaurus shahinae.

Los restos fosilizados de Mansourasaurus fueron desenterrados por una expedición llevada a cabo por la iniciativa de Paleontología de Vertebrados de la Universidad de Mansoura (MUVP) y liderada por Hesham Sallam.
“Se trata de un descubrimiento fundamental para la paleontología egipcia y africana – explica Eric Gorscak, coautor del estudio, en un comunicado –. África sigue siendo una incógnita y el Mansourasaurus nos ayuda a responder viajas preguntas sobre el registro fósil y la paleobiología del continente: ¿qué animales vivían allí y con qué especies se relacionaban más estrechamente?”.

Una de las grandes dificultades a la hora de hallar fósiles de dinosaurios del Cretácico superior en África, es que gran parte de la tierra donde se encuentran los restos, está cubierta de una frondosa vegetación, en lugar de estar en la roca expuesta como ocurre en las Montañas Rocosas, el desierto de Gobi o la Patagonia.
Durante gran parte de los períodos Triásico y Jurásico, los continentes estaban unidos y formaban el supercontinente Pangea. Sin embargo, a lo largo del Período Cretácico, los continentes comenzaron a separarse y a cambiar hacia la configuración actual. Lo que se ignora es hasta qué punto los animales de África quedaron aislados de sus vecinos y evolucionaron de modo diferente. Mansourasaurus, uno de los pocos dinosaurios africanos conocidos de este período, permitirá responder también a esta pregunta.
Este dinosaurio pertenece al grupo de los titanosaurios, el mismo al que pertenecen los animales terrestres más grandes, como el Argentinosaurus. El mansourasaurio, sin embargo, era de tamaño moderado, aproximadamente el peso de un elefante africano. De él se han preservado partes del cráneo, la mandíbula inferior, el cuello y la espalda, las costillas, la mayor parte del hombro y la extremidad anterior, parte del pie trasero y secciones de las placas dérmicas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias